Alberto Ajaka. revista Noticias

Personajes

Alberto Ajaka (41)

Mientras fui un fracasado acumulé experiencia, cultura y conocimiento de la vida, fui formando mi gusto y mis concepciones artísticas. Y después, cuando llegué a ser realizador, empecé a distribuir todo aquello, a darlo, y, prácticamente, no volví a acumular nada”, dice el cineasta ruso Mijail Romm en el libro “Esculpir en el tiempo: reflexiones sobre el cine” de Andrei Tarkovsky.

Pero cuando el actor, director y dramaturgo Alberto Ajaka bebía café y citaba esta frase, lo hizo así: Era un tonto, no hacía nada en la vida; pero todo por lo que hoy se me conoce tiene que ver con ese tonto que fui”. Una síntesis que a su manera trataba de responder a esta pregunta:

Noticias: ¿Por qué usted empezó a hacer teatro casi de golpe sin aviso previo como una catarata imparable?

Porque la carrera de Ajaka no tuvo una previa en gateras y ni siquiera un deseo duramente reprimido por las circunstancias. Nada de eso, dice. Tampoco que se sintiera un tonto sin sentido. Simplemente, cercano a los treinta pidió pista y pisó el acelerador como si supiera. Y supo muy rápido, a la velocidad con la que habla, frena y revuelve, acomodando sobre la mesa el desorden de palabras acumuladas.

En ese orden, hay un principio de Perogrullo al que se debe hacer justicia: Ajaka es anterior a Donofrio. El personaje de la tira de Pol-ka “Guapas”, ese pasional mecánico y sindicalista de la aerolínea que arrastra furores en las plateas femeninas con y sin twitter, es su hijo más popular, nacido y criado en la calidez del primetime, pero no el único y mucho menos el primogénito. En el teatro latía el corazón de Ajaka antes que declarara su amor por Mey (Carla Peterson): fue Macbeth, en el San Martín, con dirección de Javier Daulte (2012); protagonista en “Ala de criados”, de Maurico Kartun (trabajo por el que ganó el premio ACE 2010 como Mejor actor de teatro alternativo), este año en el Cervantes, junto a Eleonora Wexler, fueron la pareja del clásico de Sergio De Cecco “El gran deschave”; es el autor y director de una de las mejores obras en cartel del off, “Llegó la música”; en tele, participó en “Contra las cuerdas”, “El puntero” y “Lobo” hasta este 2014 que lo tiene también en la TV pública en la miniserie “Las 13 esposas de Wilson Fernández”, de Gastón Portal.

Noticias: ¿Ajaka es su nombre real?

Alberto Ajaka: Sí, es árabe, soy nieto de libaneses por línea paterna. Pero no conocí a mis abuelos.

Noticias: ¿Dónde se crió?

Ajaka: Nací en Capital pero al año nos mudamos a Ramos Mejía, donde viví hasta los 26, cuando me mudé con mi mujer a Florida (la actriz María Villar). Mi viejo tiene una imprenta, mi mamá es ama de casa y tengo dos hermanos menores, músicos los dos.

Noticias: ¿Y usted qué estudió?

Ajaka: Hice la secundaria en un colegio parroquial de Ciudadela. Empecé a estudiar Económicas dos veces y dejé. Empecé profesorado de Filosofía y dejé. Empecé algo en Diseño gráfico y dejé. Fue todo muy breve. Iba mucho al club, durante años jugué al básquet en Vélez Sársfield.

Noticias: ¿Con qué tribus urbanas se identificaba?

Ajaka: Anduve mucho, fui punk, skater, hice papelones por todos lados, esas cosas que se hacen de adolescente. Salía mucho de noche, anduve en pareja con mucha gente distinta, chicos del club, compañeros de colegio, tuve muchos grupos de pertenencia y la vida misma que me daba el laburo, donde desde muy chico empecé a ocuparme de la parte comercial.

Noticias: ¿Pero cuál era la expectativa familiar con respecto a usted?

Ajaka: Y, lo del negocio, trabajar en la imprenta, que de hecho hice.

Noticias: ¿Cuándo abre la puerta del teatro?

Ajaka: A los 27 o 28 años empiezo tomando un taller con Augusto Fernandes pero no con él sino en su escuela. Pero mi maestro es Ricardo Bartís y fue en su Sportivo donde hice las primeras cosas. Empecé sin ninguna expectativa, en un momento de mi vida donde me encontraba, particularmente, solo. Porque yo tenía una mirada bastante despectiva con respecto al arte, me parecían asuntos menores, de chantas. Tampoco había ido al teatro pero tenía cierta curiosidad; leía pero tampoco era un gran lector. Tenía algo de bufón y organizador en las reuniones sociales y en los grupos. Yo sentía que lo podía hacer, no sé, el arte es más extraño porque si vos jugás bien a la pelota se nota mucho pero con el arte.

Noticias: Y se metió en esas clases

Ajaka: Y actué en esas improvisaciones y fue como si me hubieran inyectado un veneno que me cagaba la vida porque, en apariencia al menos, mi vida estaba bastante organizada: tenía mi casa, mi auto y no solo me refiero a lo económico porque yo, realmente, disfrutaba de mi trabajo, era muy protagonista y lo hacía con mucho cariño.

Noticias: Ese veneno le cambió las fichas. ¿Ahí pateó el tablero?

Ajaka: De a poco. Porque desde ese comienzo hasta que dejar finalmente de trabajar en la imprenta y convertirme, por así decirlo, en un actor profesional pasó mucho tiempo, casi diez años. Nunca tuve ninguna expectativa respecto a poder vivir de la actuación. Nunca. Hoy la tengo y pienso que volver atrás sería imposible.

Noticias: ¿Cuánto hace que largó la imprenta?

Ajaka: Un mes y medio antes de que naciera mi primer hijo, Pedro, hace cuatro años. Todo al revés. Mi familia ya se lo veía venir porque le venía robando tiempo a la imprenta, por ejemplo, para “Ala de criados” tenía que escaparme para ensayar. Pero no fue que tomé una decisión. Estaba con el laburo familiar, con la obra y con la sala. No es que dejé el trabajo producto de una decisión sino que un día no pude ir más. No sé, cuándo pienso todo lo que hacía…

Noticias: Hacía mucho. ¿Y entonces?

Ajaka: Un día iba manejando por avenida General Paz para la imprenta y me bajé, pegué la vuelta, me fui a casa, me acosté, me tapé y me quedé dos días en cama y no fui más. Después que pasaron esos dos días, tenía que reflexionar sobre mi futuro, organizarme y pensé: “Bueno, espero que nazca Pedro, me tomo unas semanas para ver qué onda y después veo qué hago”. Un tiempo para pensar. Nunca me tomé esas semanas. Pero lo que me termina, de algún modo, de decidir es que me llaman para “Contra las cuerdas” (en segunda mitad de 2010, con Rodrigo De la Serna, por canal 7) para hacer un personaje (el boxeador “Toro”) con un contrato de cuatro meses. Yo nunca había pisado un estudio de televisión, ni un bolo, ni había hecho una carpeta, ni había ido a un casting.

Noticias: ¿Por qué lo llaman?

Ajaka: Porque me habían visto en “Ala de criados”.

Noticias: ¿Tenía un manager?

Ajaka: En ese momento, no. Me llaman a la sala y de casualidad atendí porque no estaba nunca. Entonces vi que, por lo pronto, en los últimos cuatro meses no iba a poder trabajar en la imprenta.

Cuando Ajaka dice “la sala” se refiere al espacio que abrió en 2008 en Juan B. Justo y Warnes, donde realizó “Cada una de las cosas iguales”, “B” (con la bailarina Luciana Acuña y el basquetbolista Leonardo Calogero y donde Ajaka pudo poner en juego sus años lanzando al cesto en Vélez) y “¡Llegó la música!”, ahora los sábados en La Carpintería (Jean Jaures 858). Si bien el lugar no pudo mantenerse, continúa como el Colectivo Escalada, una compañía formado por 15 artistas con los que prepara para el año próximo “El hambre de los artistas”, en el teatro Sarmiento.

De ese colectivo participa la actriz María Villar (33), protagonista de las películas “Viola” y “Rosalinda”, de Matías Piñeyro, y su mujer y la madre de Pedro (4) y Elena (9 meses). “Empezamos a trabajar juntos en la obra ‘Otelo, campeón mundial de la derrota’, una adaptación mía de Shakespeare que hicimos en 2006 en el Sportivo, donde ella era Desdémona, una chica alemana fascinada por los juegos violentos, y yo, Otelo, un boxeador”, dice sobre Villar, a quien definió como “austera”, respuesta que vino a cuento ante el cuestionario De shopping (ver recuadro) que para Ajaka significó un inusitado esfuerzo: no usa perfume, le gusta el vino Malbec pero no recuerda qué bodega, no usa tarjeta de crédito, no usa redes sociales, no tiene idea qué marca de ropa ni tampoco frecuenta restaurantes: “Cocino mucho, me gusta, pero todo en casa. Tengo un horno a leña y preparo pizza y tengo una especialidad: morcilla y champignones. La verdad es que entre el trabajo y las criaturas, se limitó mucho. Soy austero y mi mujer más, sí, totalmente rudimentario”.

Noticias: ¿Su mujer está celosa a causa del sacudón mediático Donofrio?

Ajaka: No. No. A ella le gusta el personaje. Pero está con sus cosas, sus ensayos, la beba. Mirá, esto ponelo con muchas comillas y medio en joda, pero yo nunca tuve mucho problema con las mujeres. Hago una vida muy normal. No padezco para nada laburar en televisión, es un juego primario de actuación que me gusta, es divertido y recibo cariño de la gente. Es un mundo cómodo, trabajo con gente fantástica, tuve buenas experiencias. Y como dicen todos, a las dos semanas de finalizada la tira, se terminaron las fotos.

Noticias: ¿Cómo fue trabajar con Viggo Mortensen en “Todos tenemos un plan” (Ana Piterbarg, 2012)?

Ajaka: Ah, muy buen tipo. Vino dos veces a verme a “Ala de criados”. La primera, dejó una notita muy generosa y pensé que era una gastada de los empleados del teatro del Pueblo. A las dos semanas, vuelve con su mujer y ahí lo veo en la platea. Después, cuando filmamos me lo dijo. Es un tipo impensado, un caballero singular de los que no existen.

Noticias: Como Donofrio

Ajaka: Viggo existe. Donofrio no. Mirá, lo concreto, y no sé si está bien que yo lo diga: Donofrio es pura actuación, nada más que eso.

Leni Gonzalez

Fotos: Marcelo Dubini

Producción: Patricia Mogni

Locación: Artemisia. www.artemisianatural.com

De Shopping

Zapatos: Correa.

Bebida: Sullivans Cove Whisky.

Diarios y revistas: Science.

Auto: Jaguar C-Type 1952.

Tienda de objetos: Ramón Generales.

Cigarros: Montecristo.

Cuaderno: Moleskine.

Línea aérea: Aerolíneas Argentinas.

Anuncios

Roberto Funes Ugarte. revista Noticias.

Roberto Funes Ugarte (37)

Leni Gonzalez

Algo propio. Un sello personal. Algo con lo que se nace pero además vas potenciando con los años y la disciplina.” Cuando Roberto Funes Ugarte define “estilo”, el resto de los mortales podemos imaginar que se trata de algo más o menos parecido a lo que notó la pintora Mercedes Lasarte hace unos años, al ver cómo se ponía una faja en el pantalón mientras observaba su atelier en Punta del Este. La anécdota es contada de espaldas a uno de los cuadros -coloridos, enormes, con algo de un Gauguin naïf- colgado en la pared “rojo cardenal” y de frente al libro-catálogo de la artista que adorna la mesa ratona del living de la casa en Palermo. “Ella pensó, después me dijo: ‘Ese chico tiene que estar conmigo de alguna manera’. La entrevisté, nos hicimos amigos, trabajé en su galería un año, le vendí obras y conocí un poco más de arte”, remata con final feliz “Robertito”, como lo llaman en el medio y a él, dice, no le molesta. Mucho menos, después del elogio multitudinario de la Presidenta que elevó el diminutivo a titular de reconocimiento público. “Es lo más elegante que hay en la televisión argentina, lejos. Además es un divino total. Yo lo quiero mucho a Robertito”, dijo Cristina Fernández de Kirchner, en febrero en el Calafate, sobre el periodista de Hola TV y de C5N, canal donde, además, conduce “Noches mías”, los lunes de 0 a 5, junto a Claudia Salto.

Noticias: La Presidenta le dio una mano también en la nota con el Papa Francisco

Roberto Funes Ugarte: Son momentos del trabajo, nada más. Fui a cubrir la ascensión de un Papa y nunca con Eduardo Feinmann nos podíamos imaginar que sería un argentino. Íbamos por cinco días y nos quedamos veinte. Lo más lindo es haber estado allí, eso no se me borra más en mi vida. Nunca más. Lo demás, sólo lo pensé como el destaque de una presidenta a un periodista. Así de simple.

No fue tan simplemente como Funes Ugarte llegó a Buenos Aires desde Mendoza capital donde vivía con su madre, los dos hermanos menores y los abuelos maternos, un militar y la nieta del Perito Francisco P. Moreno, el científico casado con María Ana Varela, la hija de Florencio. Criado entre mujeres fuertes, con esas historias de pioneros lo acunó la abuela mientras la madre, Patricia Ugarte Moreno, trabajaba como técnica anestesista. El padre abandonó a la familia cuando Roberto tenía ocho años y no volvieron a verse hasta el momento de su muerte, en 2004. “No siento ningún resentimiento ni rencor. Nunca se habló mal de mi padre en casa. Jamás. Lo teníamos como un personaje que andaba por ahí pero que nunca aparecía. Mi madre se abocó a su trabajo y a la educación de sus hijos, no volvió a casarse y al morir mi padre, ese capítulo se cerró”, dice el periodista que hasta hoy, mantiene el trato de usted con su madre.

Noticias: ¿Cómo fue la vida para ustedes en Mendoza después de lo que pasó?

Funes Ugarte: Fue una etapa dura. Íbamos a muchos buenos colegios pero en un momento tuvimos que pasarnos del privado al estatal, dependiente de la Universidad de Cuyo, a los que se ingresa con muy buenos puntajes. Mi madre se encargó de todo y entré al Liceo Agrícola.

Noticias: ¿Sufrió el cambio por la restricción en los gastos?

Funes Ugarte: Nosotros, no, pero nos lo hacían sentir nuestros compañeros de colegio. Sin embargo mi madre y mis abuelos hicieron un trabajo fino para darnos otros valores y lo demás pasaba a un segundo plano. Me considero una persona sin prejuicios pero con principios.

Noticias: Terminado el secundario se vino a Buenos Aires. ¿No encontraba su lugar en la provincia?

Funes Ugarte: Siempre supe que me tenía que ir. Estudié abogacía un año porque en casa no se le preguntaba a uno lo que quería hacer. Mis abuelos me veían como un abogado o un futuro diplomático. Al año, cuando vine a Buenos Aires a visitar a mis tíos, decidí no volver. Me puse a trabajar y a estudiar Licenciatura en Comunicación Social en la UCA. Vivía en una residencia de estudiantes, repartía pizzas, fui mozo, hice de todo.

Noticias: ¿Cómo empezó su carrera en la televisión?

Funes Ugarte: Entré a América, al programa de Carmen Barbieri, a bailar como una especie de “susano”. Como en la UCA estudiaba con Rocío, la hija de la productora Rosita Sueiro, le pedí si me daban la oportunidad. Y me mandaron a la calle a hacer notas de color. Después, en 2000, me fui a los Estados Unidos y de ahí salté a España y a México donde trabajé para Telemundo durante casi tres años en un programa de viajes. En 2005, vuelvo a Argentina, ya extrañaba. Estaba en Punta del Este de veraneo cuando le dije a la directora de Caras si me daba la posibilidad de hacer notas. “Bueno, cuando termina el verano pasá por la editorial”, me dijo y así empecé otra vez acá. Hasta que en 2008, le mandé vía Facebook, un mensaje a Daniel Hadad pidiéndole trabajo para su canal de televisión. Nunca en mi vida se me ocurrió que iba a entrar.

Noticias: Pero entró. ¿A qué programa?

Funes Ugarte: A “El diario” de Feinmann, y después incorporé CNN en español, durante casi dos años. Ahora me quedé con C5N y un canal nuevo, Hola TV, donde soy exclusivo. Como me dicen algunos amigos, soy un feíto con gracia.

Noticias: ¿Qué diferencias encuentra entre trabajar aquí y en Miami?

Funes Ugarte: Se trabaja distinto. Allá cada cual cumple su rol. El argentino tiene esa viveza de hacer todo y si no lo sabe hacer, lo intenta. Uno es productor, conductor y hasta editor. Allá no. Vos llegabas, conducías y te ibas. No armabas nada. La diferencia es la creatividad del argentino.

Noticias: ¿Por qué prefiere trabajar acá?

Funes Ugarte: Porque aquí hice un camino y nunca creí que se me reconociese por mi trabajo. Porque cuando te vas y volvés siempre estás dando examen de nuevo en la Argentina. Elegí quedarme porque después de girar tantos años por ahí, a veces no tenés anclaje y quería un lugar en el mundo; y de todas las ciudades en las que he vivido, Buenos Aires es la que elegí hasta ahora para estar.

Un tal Funes

A Funes Ugarte no le gustan los chimentos. Tampoco se considera crítico. Su objeto profesional lleva por nombre “periodismo de entetenimiento”, según su propia definición: “Soy neutro, cuento lo que pasa, doy la noticia sin dar opinión porque no me considero que tenga autoridad para opinar acerca de la vida de otra persona”. Pero sobre sí mismo, asegura que sí tiene mucho para contar. Con 37 años, prepara su biografía parcial, “Las primeras memorias de un tal Funes”, una crónica con humor e ironía acerca de lo vivido pero que todavía (al menos eso dice) no tiene editor.

Noticias: ¿Se considera un bon vivant?

Funes Ugarte: Qué se yo, es una palabra muy amplia. A mí me gustan las cosas lindas, las cosas buenas que son las sencillas. No me creo nada, yo disfruto de todo. De una super comida, una cena en un crucero por Capri y de un asado con un tomate partido al medio en la terraza con mis amigos.

Noticias: ¿Cuáles son sus consumos culturales?

Funes Ugarte: Voy al Colón. Me gustan la ópera y el ballet. Me puede el ballet. Tomo clases de ballet clásico, pero a escondidas (se ríe). También hago natación.

Noticias: Quizá lo llamen, entonces, para alguna comedia musical

Funes Ugarte: Estuve ahí con la gente de Tinelli para entrar al “Bailando”. Me llamaron pero no se dio por un tema de horarios. Igual no podría, no creo estar preparado para tamaña exposición.

Noticias: ¿Qué personaje quisiera entrevistar y todavía no pudo?

Funes Ugarte: A Máxima. Ahora. Le preguntaría si es feliz en la vida que está llevando.

Noticias: ¿Y de los entrevistados, con cuál se queda?

Funes Ugarte: El Papa. Tampoco fue una entrevista, fue el momento. También me gustaría hacer entrevistas a gente desconocida, alguien que trabaja en una guardia, una enfermera, no sólo los famosos.

Noticias: ¿A quién admira del medio periodístico?

Funes Ugarte: Te vas a reír. Me gusta mucho Horacio Embón. Y amo e idolatro a Mónica y Cesar. Crecí con sus noticieros y los admiro de una manera tremenda.

Noticias: Si le preguntan sobre su sexualidad, ¿habla abiertamente?

Funes Ugarte: No hablo de mi sexualidad nunca. Es un tema de mi vida privada que no le importa a nadie. Es intrascendente.

Noticias: ¿Qué opina sobre la despenalización del consumo de marihuana y del aborto?

Funes Ugarte: Son temas muy complicados. Yo nunca consumí drogas ni me interesa. Gente de mi entorno lo hace pero como saben que no estoy en esa sintonía me respetan, no me dicen nada. Y yo respeto la individualidad de cada uno. Al que le gusta hacerlo que lo haga y al que no, que también se lo respete. Respecto del aborto, no estoy a favor de quebrantar una vida pero si contemplo cuando se trata de una situación forzada. Hay que estar en los zapatos de la persona. Siempre hay que ponerse en el lugar del otro.

Noticias: ¿Existe un jet set local o es una construcción?

Funes Ugarte: Existe un grupo de personas en la Argentina que se rozan con el jet set internacional. Es reducido pero existe. No lo muestran y los que no lo muestran son los que, realmente, lo viven. Nada es más insoportable que el que pretende ser algo que no es y el que te lleva por delante porque tiene guita.

Noticias: Vive solo en una casa muy grande. ¿Está enamorado?

Funes Ugarte: Vivo con mis dos perros Pancho y Pampa. No estoy enamorado. Me gusta estar solo y algún día aparecerá alguien que admire profundamente. Porque creo que el amor se basa en la admiración hacia el otro.

Paula Kohan. revista Noticias.

Paula Kohan: “Tenía que arriesgarme en lo que amo”

Consolidada desde la lesbiana de “El elegido”, hoy actúa en “Guapas”, filma y estrena obra en el San Martín.

POR 

“Te diría que vos estás sentada ahí hoy conmigo de casualidad”, dice la actriz, inmiscuyéndose en los insondables caminos del destino y lo que es peor, en las vigorosas intenciones paternas. “Mi papá tenia sesenta años cuando nací. Con mi mamá no me buscaron pero se ve que…” y no termina la frase porque gana la risa entre dos que aceptamos la convención del chiste. Porque nada es casualidad con Paula Kohan. Quizá fue su padre el que, desde la misma anécdota, le legó el gusto por la perseverancia, la voluntad de que se cumpla y que suceda lo que el corazón ordena que debe suceder.

paula-kohan-41

Hija de médicos, Samuel y Lía Daichman (reconocida gerontóloga), la filiación teatral pudo haberse filtrado con el eco de un nombre, el de la primera esposa y mamá de sus hermanos mayores, la actriz y directora Inda Ledesma (fallecida en el 2010): “La vi varias veces. Recuerdo cuando le pedí a mi papá si podía ir a su casa, porque ella no salía mucho, para recitarle unos textos de Shakespeare. Me pasé todo un día jugando con ella. Me acuerdo que tenía como un camisón muy lindo y el pelo más bien blanco, estaba en una etapa donde no salía tanto; me acuerdo que me vio actuar y me dijo ‘voy a hablar con Helena Tritek’ que en ese momento estaba dirigiendo “Venecia”… No sé, me veía con esa hambre”.

Noticias: El hambre de actuar.
Paula Kohan: Sí, desde muy chica. Pero mi papá me decía: “Si querés ser actriz, estudiá”.

Y Paula Kohan estudió. Antes de su papel en la tira “Guapas” –donde es Flavia, otra de las que compiten por el cirujano plástico histérico que compone Mike Amigorena–. Antes de “El elegido” por Telefe, donde su personaje, Gigí, levantó la intensidad promedio de la tele en las escenas con su novia abogada (Mónica Antonópulos) y por el que ganó el Martín Fierro Revelación 2010. Y antes todavía del éxito de “Baraka”, la obra dirigida por Javier Daulte en la que se destacó entre Hugo Arana, Darío Grandinetti, Juan Leyrado y Jorge Marrale arremetiendo con un streaptease que no fulminó a su papá en la platea: “No hay nada más lindo que provocar el deseo en los hombres”, le dijo.

paula-kohan-12

Noticias: Es que Samuel no podía negar que usted había hecho todos los deberes.
Kohan: ¡Les pedía llorando que me llevaran a las clases de teatro! Arranqué con Hugo Midón, hice toda la escuela con él y en tercer año ya estaba decidida de que eso era lo que deseaba. Me encanta entrenar, hacer talleres, me gustó siempre. Como quería estudiar canto con una profesora de Ramos Mejía, Mirta Arrúa Lichi (cantante lírica y maestra de Elena Roger, entre otros) y mi vieja no iba a dejarme ir tan lejos, me escapaba una vez por semana en tren a tomar las clases sin que se diera cuenta. Y después busqué en Páginas amarillas una fotógrafa para hacerme el book, armé el curriculum sola, todo, sin que se enteraran porque no querían, lo imprimí y lo fui llevando a diferentes lugares y tuve algunas experiencias pero no tan buenas. Yo quería actuar. Si me pedían plata para el casting, me iba. O si era con ropa interior me iba. Tenía quince años pero no me faltaba esa intuición de saber que la cosa no iba por ese lado, y así la fui surfeando.

Noticias: ¿Y sus padres nunca se enteraron de esos intentos?
Kohan: No, porque ellos no avalaban lo de los casting, querían que estudiara. Cuando terminé el secundario me metí en la UBA para la licenciatura en Arte pero al año dije “basta, no, no, no”, quería actuar y que la teoría viniera, precisamente, de agarrar un texto y entender cómo abordarlo para representarlo. Fue una decisión que padecí porque tenía la sensación de que iba a ser difícil vivir de la profesión de actriz pero, por otro lado, no podía hacerme la tonta con ese deseo. Con ninguna profesión podía asegurarme nada, tenía que arriesgarme en lo que amo. Me metí a estudiar actuación en el IUNA y a participar en obras de teatro en el off.

Noticias: Del teatro off al comercial, después la tele y ahora el cine.
Kohan: Sí, se estrena “Boca de pozo”, de Simón Franco, con Pablo Cedrón, un minero que trabaja con el petróleo y yo hago de su mujer, le hago planteos todo el tiempo, por qué no está en la casa, esas cosas. La filmamos el año pasado en Comodoro Rivadavia, yo no la conocía, es rara, misteriosa, con, de repente, barrios de mucho dinero y otros de muy pocos recursos. Y este año filmé “Tenemos un problema Ernesto”, escrita y dirigida por el periodista Diego Recalde, nos conocimos hace muchos años, pegamos muy buena onda, quería que hiciera el protagónico femenino y nos divertimos mucho. Es la historia de un hombre que un día se levanta y se da cuenta de que perdió su pene. Yo soy la novia y como no quiere decirme lo que pasó, me deja, sin explicar nada. Espero que llegue a estrenarse este año.

La televisión y el cine no le impidió ensayar dos obras. Una, de Vicente Battista y dirección de Walter Velázquez, “Dos almas que en el mundo” que se estrena en un mes en el Centro Cultural de la Cooperación, con Mariana Jaccazio. “Es sobre una relación muy neurótica entre madre e hija. Un texto muy difícil, realmente, cruel te diría”, asegura. La otra es de una de las obras más prometedoras para el 2014: “Almas ardientes”, de Santiago Loza, con dirección de Alejandro Tantanián, en el teatro San Martín, y los protagónicos de Analía Couceyro, Eugenia Alonso, Gaby Ferrero, María Onetto, Stella Galazzi, Maricel Álvarez, Mirta Busnelli, María Inés Sancerni y una más, que canta.

“Tantanián tenía la decisión de tomar una cantante porque pensó que ninguna cantaba. Yo levanté la mano, dije ‘yo canto’, me probó y voy a cantar”, cuenta sobre esta historia de mujeres en un taller literario, que se verá a partir de fines de agosto: “Me produce una emoción muy particular que sea en el San Martín y que mi papá pueda verme, me da mucho orgullo”.

Noticias: ¿Siente que le costó mucho?
Kohan: La verdad que sí. Fui aprendiendo sola, quizás no daba con los castings adecuados, hasta que entendí que necesitaba un representante. Recién lo pude tener cuando hice “Baraka”. Yo no sabía, empecé en esto sin tener un puto contacto. Es un recorrido, entiendo que así sea y está bien.

Tres años de casada y siete en pareja, Kohan comparte la vida con gato, perro y Ariel Stolier, el marido y el director de producción del complejo teatral La Plaza, con quien empezó a salir cuando estudiaba en el IUNA. “Fue a través suyo que me enteré de la audición para ‘Baraka’. Cuando me preguntó si me gustaría ir, le dije ‘sí y no: sí, por el laburo pero no, por vos’. Estuvo de acuerdo y me presenté pero sin que nadie supiera que yo era la chica que salía con Ariel. Termino mi audición y Javier Daulte me felicita.

Lo discutieron entre ellos porque les había gustado mi trabajo pero se preguntaban quién era Paula Kohan, quién la conocía, si podría o no sostener una equis cantidad de funciones… y ahí Ariel dijo: ‘Bueno a esta altura, puedo decirles que yo la conozco y que de hecho estamos juntos’. No podían creer, pensaron que les estaba haciendo una joda. Después nunca más volví a trabajar en La Plaza, para no mezclar los ámbitos”, cuenta.

Noticias: Se ha preparado en comedia musical. ¿Participaría en el “Bailando…”?
Kohan: ¡Ay, todos me lo preguntan! No creo que sea divertida para el “Bailando…”. Soy actriz, podría hacer humor, algo por ese lado, pero bailando no rendiría.

Noticias: ¿Le gusta el programa, lo ve?
Kohan: Sí, lo veo a veces y me divierte, me hace reír mucho Marcelo, es el motor de la risa, tiene un remate siempre, es muy rápido mentalmente. No entiendo a la gente que lo critica y lo mira igual.

 

Celestina” de la relación Valdez-Tinelli fue el bautismo que recibió Kohan por parte de varios medios, una fama a la que no quiere subirse y que rechaza de plano: “Soy amiga de los dos y tenemos amigos en común. Se dio naturalmente, yo no armé nada, eso sucedió porque compartimos salidas y lugares. Me parece inaudito que después de haberme preparado tanto, de haber estudiado tanto, ahora me conozcan por eso. Si es por eso, preferíría que nadie me conozca”. Una y otra vez, subraya que es actriz y que de la misma manera que trabaja desde el año pasado en Pol-ka (hizo una participación como amiga de Natalia Oreiro en “Solamente vos”), lo haría para cualquier canal y productora que le ofreciera un desafío interesante. Lamentablemente, las usinas de ficción no son tantas y, por el momento, en Underground (la productora de Sebastián Ortega) le han cerrado las puertas. “Pero no quiero hablar de eso porque sería dar vuelta sobre lo mismo -dice- y tengo la tira, dos películas, teatro, mucho bueno para contar y sentirme orgullosa.”

 

 

 

Beto Casella. Entrevista revista Noticias.

Beto Casella (54): “No le entrego el honor a nadie”

En la mano derecha, Beto Casella ostenta un anillo obispal con una piedra peruana de prometidos poderes y un hiperreloj que le cubre la totalidad de la muñeca, comprado a un mantero ugandés por 50 pesos. Con la izquierda fuma una lapicera metálica, a la que llena con una solución líquida que guarda en la mochila, procedimiento de precisión visual que lo obliga a sacarse los anteojos oscuros durante largos segundos de desnudez para las bolsas que cargan los empequeñecidos ojos marrones. Lanza una bocanada de humo de juguete y apoya el cigarrillo electrónico sobre la mesa del bar mientras apura un ristretto tan negro y concentrado como la camperita deportiva que lleva cerrada hasta el cuello. Dejé de fumar hace poco”, dice sin aclarar cuánto. Quizá busca la deseada repregunta masculina acerca de la cantidad. Concedido aunque, creada la expectativa, deviene la desilusión: una docena al día no era un infierno del cual regresar. De todos modos, logró el efecto de interesar al auditorio. Lo demás es discusión. Todo idóneo conductor mediático maneja la técnica del inflado express y Beto Casella no es la excepción sino un destacable ejemplo: lidera dos programas de radio, “Levantado de 10” (Radio 10, de 6 a 9) y “Bien levantado” (FM Pop Radio, de 9 a 13), y uno de tevé, “Bendita” (novena temporada por canal 9, de 20.30 a 22). Noticias: ¿No será mucho dos programas de radio seguidos? Beto Casella: Sí, es muchísimo. Noticias: ¿Le entregó su honor a Cristóbal López? (cabeza del grupo Indalo del que forman parte Radio 10 y la Pop) Casella: No, yo no lo entrego el honor a nadie y el año que viene podría estar tranquilamente trabajando en radio Mitre sin ninguna vergüenza. Me lo proponen como una locura y yo acepto la locura con mi equipo, hacer lo que nunca hizo nadie, la primera mañana AM y la segunda en FM, tratando de armar dos programas diferentes. No me convencía pasarme porque lo sentía como un retroceso: estas primero en la FM con muchísima audiencia y te vas a la AM obsoleta, vieja y chota. Noticias: ¿Cómo dice? Casella: Porque está aburrida. Sigue la dictadura de la agenda, con la típica nota de “Ministro, buen día” y aburrís al oyente 25 minutos con ese cassette. Noticias: ¿No le exigieron esa rigidez ahora que ocupa ese espacio? Casella: Cuandote va bien con el rating no te joden. Si no, tenés a un gerente que te viene a decir “che, ¿por qué no retocás esta sección?, che, este panelista no me gusta”. Cuando andás bien, hacés lo que se te canta. Hoy está imponiéndose lo simple, lo llano, lo multitarget que pueda ver un cirujano y un metalúrgico: el que alcance ese idioma, gana. Noticias: ¿Elige usted a sus panelistas en “Bendita”? Casella: En general, sí. Primero, tiene que ser buena persona, lo que ahora llaman buena vibra, que en los cortes se adhiera a la armonía que ya hay en el grupo. Noticias: A veces los sopapea un poco Casella: No, creo que el respeto al panelista pasa por escuchar lo que tiene para decir y yo estoy atento todo el tiempo. Me mortifica cuando algún panelista pase un bloque sin hablar. Lo demás es parte del juego: ésta es la chiruza, Evelyn (von Brocke) está loca, Gastón (Recondo) es el conservador y jodemos con eso, con la característica de cada uno. Noticias: ¿Qué lugar ocupa el escándalo? Casella: La gente se detiene ante el conflicto, la discusión entre dos políticos, dos vecinas o dos vedetongas. El conflicto en sí. Esto tendría que estudiarlo un psicólogo, un sociólogo… García Márquez decía que nada subyuga tanto como espiar por la ventana del vecino. Noticias: Hablando de conflictos: ¿no es incómodo cruzarse en la radio con Yanina Latorre, columnista de Eduardo Feinmann? Casella: No nos cruzamos ni tampoco hay incomodidad porque no somos compañeros de programa. No pasa nada ni yo hubiera querido que pasara nada. La veo como una emergente de las redes sociales y de la gente que hace mal uso de esas redes, dedicada a difamar, a burlarse, a discriminar a minorías, por lo que me parece demasiado premio sentarlas en la televisión cuando todo el camino que hicieron fue teclear durante un tiempo contra quienes hace años están en la televisión. Yo no los premiaría y esto es un cargo que le hago a los gerentes de programación. Es un premio excesivo como lo es sentar a alguien que gano un reality y ponerlo a conducir un programa de televisión. Si puedo, trato de tener profesionales. Por eso tengo un grupo de gente grande. Noticias: Usted pasó por todos los rubros, desde la gráfica hasta hoy. ¿Cómo se construye un periodista exitoso? Casella: Tuve y tengo mucho culo. Vengo de Villa Luzuriaga, de una casa prefabricada. Mi fantasía era firmar una notita que dijera “Bautista Casella”. Todo lo que vino después, tele, radio, fue yapa, no sé si merecida o inmerecida pero con una gran dosis de suerte. No me siento nadie especial. Y cuanto más trabajo tenemos más nos embrutecemos. El periodista de medios audiovisuales es el más bruto porque en la gráfica estás más vinculado a la lectura, es un lugar más reflexivo. Cuando ya te empiezan a salir programas de radio o de tele, lees menos, vas menos al teatro, al cine, te hacés más bruto. Noticias: Pero Casella, usted escribió varios libros Casella: Sí, un enorme trabajo que no se compensa. Tengo días que escribo sin parar por horas. Estoy por terminar una obra de teatro donde junto a Woody Allen, Einstein, Freud, Lennon y Perón, y preparo un guión de cine con Raúl Perrone. Noticias: La separación le sentó bien entonces. A propósito, salió en tapas de revista con la locutora Carolina Wyler, ¿le preocupa? Casella: No voy a domanizarme. Hice un acuerdo de no hablar por un tiempo prudencial para cerrar una etapa que considero de felicidad durante 25 años. Son fotos que te sacan y que te atribuyen. No tengo nada para decir. Que publiquen lo que quieran. Noticias: Dijo estar más cerca de la vasectomía que de tener otro hijo. Eso lo alejaría en principio, de las treintañeras. ¿O se va a contradecir a la brevedad? Casella: No me tienta tener hijos, me da un poco de cagazo, ya estoy un poco grande. En cuanto a las relaciones sexuales, tengo amigos mayores que yo que me dicen que con el preservativo la erección no es la misma, se les baja. Entonces no se quieren poner nada y el encuentro sexual pasa a ser un problema. Con la vasectomía lo solucionaría. Noticias: Perdón, ¿y el VIH? Casella: Depende, si estás con gente conocida, hay que confiar un poco en tu suerte también. Pero bueno, yo diría que hay que usar preservativo. Noticias: ¿Qué opina de la prostitución? Casella: Tengo una contradicción con ese tema. Me gustaría que ninguna mina tuviera que ganarse así la vida. El lunes a la noche terminan con todos los ovarios inflamados, por dentro todas hinchadas. Son cuerpos que no sé cómo aguantan ese trabajo, peleando con tipos muchas veces de avería, no pudiéndose enamorar porque todavía hay mucho prejuicio. Yo no sé si debe haber alguna prostituta feliz. Creo que si pudieran elegir, harían otra cosa aunque sea menos plata. Claro que el gato caro, que gana un auto por acostarse con un tipo, tiene la vagina menos usada y puede retirarse a tiempo, a esa la felicito. Qué se yo, reconozco que es un servicio necesario para tipos que tienen un matrimonio de mierda. Los casados, mucho más que los solteros, son los clientes de travestis y prostitutas. Noticias: ¿Consume pornografía? Casella: Ahora, no, cero. Antes, sí, videos, codificado, solo y acompañado. Aunque una mujer promedio se excita más con un película erótica con buena fotografía o con un libro que con una porno violenta, todo al revés que el hombre. Tenemos distintos tiempos. Una mujer necesita mucho más para calentar motores. El coito típico de los casados típicos anda entre 7 u 8 minutos por lo que el sexo en el matrimonio promedio es un malentendido. Noticias: ¿Soñaba con estar casado toda la vida? Casella: No, nunca me la terminé de creer. No quiero hablar por todos pero se termina convirtiendo en una relación entre hermanos. Noticias: ¿No suena a leyenda otoñal tanta prensa sobre las mujeres jóvenes con señores grandes? Casella: A mí las tetas duras o un buen culo -que por otro lado, no sé identificar un buen culo, no los miro- no me importan, puede ser mucho más interesante una charla inteligente. Para muchos tipos, será una cuestión de ego, de demostrar que pueden. Y también hay un avance de la mujer de 28 o 30 hacia hombres más grandes porque no encuentra nada en los de su edad que quieren estirar la adolescencia hasta los 40. Pero una mujer bien puesta a los 50 tiene su atractivo como la de 25. Mi ego no tiene ninguna asignatura pendiente como para querer satisfacer esas cosas, sigo lo que me gusta, no por la edad ni por la carne dura. Noticias: Volvió Tinelli. ¿Se lo extrañó? Casella: A mí me aburre el formato del “Bailando” aunque este año lo seguiremos como hinchada de Evelyn. Tanto para ella como para Latorre es llegar al altar, lo único que querían era llegar ahí. Creo que la televisión mastica y escupe a ídolos populares y mediocres, a chicas lindas y hombres maduros. De todas formas, que Tinelli no esté en la tele es como que no juegue Messi. Cuando no estás por los años sabáticos y te ven en las revistas con el traje de neoprene, la gente te lo factura. Pero yo, al único que extraño es a Tato Bores. Noticias: Sigamos sin dar nombres. ¿Qué pasa cuando un conductor y periodista choca de narices con el escándalo propio? Casella: Creo que hay periodistas mala leche en el mundo del espectáculo que han hecho de la delación una forma de trabajar y todo les vuelve. Noticias: ¿La televisión necesita a alguien? Casella: No. Todos terminaremos en un programa de cable haciendo entrevistas con dos auspicios de tres mil pesitos.

Sebastián Wainraich. revista Noticias

Sebastián Wainraich: “Soy un remador con suerte”

Conductor, escritor y actor, compone tres personajes en su obra “Wainrach y los frustrados”.

POR 

Hasta el Maipo no paro. Ni café concert ni stand-up: en el tradicional teatro presenta los viernes su espectáculo.

Mientras come una tarta de arvejas y champignones, Sebastián Wainraich dice que se siente subestimado. Todo por haber mencionado que fue una amable sorpresa comprobar que su espectáculo “Wainraich y los frustrados” se hacía en la sala grande, histórica, resonante del Maipo y no en el espacio alternativo del segundo piso.

Noticias: No se ofenda. Pensé que lo suyo era la cercanía del stand up, algo más “café-concert”, más íntimo. 
Sebastián Wainraich: Sí. Pero no. La sorpresa es doble: no solo porque no es fácil llenar de aplausos y risas un teatro masivo y tradicional (y no un sótano o un club de amigos) los viernes a la noche sino porque también el espectáculo es mucho más que una sucesión graciosa de monólogos sobre el horror de lo cotidiano. Como él mismo lo dice, “esto es una obra de teatro que incluye, además, un monólogo final. Hacía rato que quería hacerlo y trabajé mucho con el director (Nano Zyssholtz) los personajes, los gestos, las voces, los climas y acá llegué”.

Los “frustrados”, los personajes imaginados, guionados y compuestos por el conductor, escritor y actor Wainraich, son tres técnicos o asistentes que trabajan en el teatro con “el pelado que habla mal de su mujer”: Miguel, facho de barrio, discriminador y chistoso; Franklin, un pibe que quería ser futbolista “y por un tema familiar que prefiero que quede en la incógnita para quien quiera venir a verlo, no lo fue y descarga toda esa rabia”; y Estela, una adicta sin filtros ni escrúpulos que jamás pierde el entusiasmo.

Noticias: Interpretar a una mujer es salirse del esquema stand up típico en el que los varones se quejan de las actitudes femeninas. ¿Cómo se metió en ese mundo, para usted tan incomprendido? 
Wainraich: Estela es el personaje más querible y yo disfruto mucho de hacer de mujer. Me permite contar otro tipo de historias que tenía ganas de contar. Un hombre borracho iba a ser distinto, me pareció mucho más interesante hacerlo desde el lado de la mujer, que es más intensa, y, para mí era un desafío actoral.

Sebastian-Wainraich-01

Noticias: ¿Por qué eligió la frustración como eje?
Wainraich: No empecé por la frustración. Cuando tuve los textos de cada uno de los personajes, vi que los tres se unían en eso, que los tres estaban hablando de carencias, de cosas que no habían podido conseguir, objetivos que no habían alcanzado. Y en el monólogo que hago como civil, desde mí, me doy cuenta de que hablo de lo que hacemos para ser felices. Es la idea que encuentro a medida que va saliendo todo, me ayuda para cerrar la obra.

Noticias: ¿Usted se considera un suertudo o un remador?
Wainraich: Las dos cosas. Soy remador y tengo suerte. Pero no me considero victima, porque están aquellos que reman y dicen “ay, me sacrifiqué toda la vida”. Genial, agradecé que te pudiste sacrificar por lo que quisiste. Yo trabajé y trabajo mucho y quería todo esto. Pero no me quejo porque trabajé para lograrlo, y me gustó conseguirlo por el sacrificio.

Noticias: ¿Cómo convenció al primero que le abrió una puerta? 
Wainraich: Es que no lo convencí en charlas, lo convencí trabajando. Yo empecé en radios truchas. Siempre lo que hice fue mostrarme y así me fueron llamando porque me escucharon o porque me vieron. Pero no es que convencí. Uno se va imponiendo, me parece, va encontrando su lugar.

Hasta el Maipo no paro. Ni café concert ni stand-up: en el tradicional teatro presenta los viernes su espectáculo.

Lugares a solas como el teatro, la escritura de sus libros (“Estoy cansado de mí y otros cuentos”, “Ser feliz me da vergüenza y otros cuentos”) o el guión para cine que prepara sobre una pareja que pasa toda una noche juntos (como Ethan Hawke y Julie Delpy en “Antes del amanecer”). Lugares compartidos, como los dos mundos en los que Wainraich convive con mujeres. En su casa, con su mujer, la locutora, conductora y humorista Dalia Gutmann, mamá de Kiara (6) y Federico (2); y en la radio y tevé, con Julieta Pink, su coequiper en “Metro y medio”, en FM Metro, y en “El mundo desde abajo”, que empieza su segunda temporada por TBS veryfunny. “Me las ingenié a lo largo de los años para trabajar con gente que, obviamente, esté capacitada artísticamente pero que también quiera y que me pueda llevar bien. Con Julieta hay un ejercicio de radio de mucho años que lo convierte en algo fluido, como natural”, dice.

Noticias: En sus monólogos habla de la paternidad de manera algo distante, como desapegado. ¿Qué le pasa? 
Wainraich: Yo creo que si puedo decir eso es porque está claro que los amo y que son lo mejor que me pasó en la vida. Si no estuviera tan seguro de eso, no podría decir lo otro en el escenario. Es algo parecido, tal vez, a lo que pasa en la radio con Julieta al aire, nos podemos decir cualquier barbaridad porque está clara la relación y está claro que nos llevamos bien fuera de aire. Creo que se trata de eso. Es una reflexión exagerada acerca de la paternidad, te muestro un costado exagerado, sobre todo el de algunas incomodidades de lo cotidiano, de horario. Ahora es fascinante ser padre. Es lo mejor.

Noticias: Usted se lleva genial con Julieta. Y Dalia, su mujer, se lleva bárbaro con Darío Barassi en la tele. ¿Está celoso?

Wainraich: No, no.Es sensacional encontrar a alguien para trabajar. Me gusta las cosas que hace Dalia, es mandada, tiene en claro lo que quiere hacer y es una genia para encontrar los lugares. Los dos nos alentamos mucho, nos aconsejamos, discutimos.

Noticias: ¿Trabajaría con ella?

Wainraich: Sí, en ocasiones especiales. Pero no en un trabajo cotidiano, de todos los días. Sería demasiado: convivir, tener dos hijos y trabajar juntos.

Noticias: Los dos hablan mucho del “no-diálogo” entre ustedes.

Wainraich: Un poco es cierto y un poco es una exageración. Como para generalizar, a la mujer le gusta mucho más dialogar que al hombre. En la pareja aparece y nosotros de eso hacemos una comedia. Trabajamos de hablar y cuando llego de la radio, vengo de hablar tres horas y no quiero hablar más. Quiero dormir, quiero mirar una película o series: me gusta “Mad men” y “House of cards”.

Noticias: ¿Está yendo a la cancha?

Wainraich: Sí. Es una contradicción que tengo porque me gusta mucho ir a la cancha pero me parece que está todo muy complicado, eso de que no puedan ir los visitantes y nadie lo pueda resolver. A veces pienso que un paro de hinchas vendría bien, pero se ve que son todos como yo y no podemos dejar de ir.

Noticias: ¿Es más hincha de Atlanta que de la Selección argentina?

Wainraich: En general, sí pero empieza el Mundial y querés ganar todo.

Noticias: ¿Carga con la frustración de no haber sido futbolista, como su personaje Franklin?

Wainraich: No. Jugaba en elclub de mi barrio, nada más. No me hubiera gustado ser futbolista en el día a día, porque sólo imagino el momento de gloria, el gol de (Jorge) Burruchaga contra Alemania en el 86, pero no pienso en la concentración, en entrenar todos los días, en que no te pongan, no te paguen, en que te apure la barra. Uno piensa solo en la gloria, no en el sacrificio. Y fundamentalmente, porque no me da, no tengo las condiciones para hacerlo. Soy un discreto marcador de punta. De chico, no me destacaba en los deportes ni en nada.

Noticias: ¿Era buen alumno en alguna materia?

Wainraich: En nada. No terminé ninguna de las carreras que empecé. Me considero en lector consecuente, digamos, pero no tengo la disciplina para preparar un parcial.

Noticias: Llega a su casa, después de la cancha o de la radio. Dalia llega de la tele. Los chicos piden atención. Y usted, entonces, se pone a cocinar…

Wainraich: No, no, nunca.

Noticias: Agarra el teléfono y pide

Wainraich: No. Dalia cocina un poco, más o menos. Tenemos una persona que trabaja en nuestra casa durante el dia y tenemos dos abuelas muy presentes. No hago cosas en casa, lamento decepcionar con eso. Me encargo de mis hijos, los llevo al colegio, nos divertimos, jugamos. Pero no me considero un héroe por eso. Me gusta hacerlo.

Noticias: ¿El mundo, desde abajo o desde arriba, es machista?

Wainraich: Sí. Y muchas mujeres lo son. Pero, sí, el mundo decididamente es machista.

 

 

Nicolás Magaldi. revista Noticias.

Magaldi: “No quiero pasar, sino que mi huella quede”

Es el elegido de Tinelli para bastonear “Viva la tarde”, y conduce un noticiero en C5N. Liderazgo, tecnología y Cristóbal López.

POR 

TECHIE. Participó en el armado de la estrategia digital de Infobae y debutó en cámaras en el programa "Tech News". Su otra aficción es componer música.

Ser o parecer no es un dilema para Nicolás Magaldi. Será para otros, pero para él y su espejo, parecerse a Marcelo Tinelli está muy bien. Y más todavía, si el mismo supermodelo lo reconoce y lo bendice frente a las cámaras, al punto de elegirlo como conductor de “Viva la tarde”, el magazine del fin de semana de C5N, producido por Ideas del Sur para su nueva familia, el grupo Indalo.

“Me siento tocado con la varita desde que nací. Lo de Marcelo, el número uno de la televisión, es un honor, el sumum para honrar la profesión. Más que un tocado, me siento abrazado de confianza y creo que Juan Alberto Badia, al que admiro profundamente, desde el cielo me está dando esa bendición”, dice el sanjuanino Magaldi, a quien apoyos terrenales y celestiales no le faltan. Hasta lleva, bajo la remera, un rosario bendecido por el Papa Francisco.

Tampoco carece de confianza, una convicción arrasadora que transparenta sin pudor, una promesa que se activa al entrar en contacto con la mirada de los otros: “Creo en mí, me rezo a mí mismo con una frase que pienso siempre y que es mía: `Sonreír más, creer más, agradecer más´. Soy un agradecido”.

Magaldi-Nicolas-42

Además del “programa ómnibus” de sábados y domingos, durante la semana conduce junto a Melina Fleiderman el noticiero “Bien temprano”, de 5 a 7, también por C5N. La historia comenzó mucho antes, cuando tuvo que aprender a adaptarse a las mudanzas. Tercero de cuatro hermanos varones, hijos de una escribana nacida en Bariloche y un administrador de campos y viñedos de San Juan, se crió un poco en cada lado y terminó estudiando la carrera de Locución y Comunicación en una universidad privada de Córdoba.

“Yo quería ser actor y mis viejos, que siguiera odontología, nada que ver. Me hice un test vocacional y me salió locutor y ahí me encontré porque me permite mostrar la faceta actoral que me fascina. En la secundaria era el vago, el señor de los pasillos, mucha banda de rock and roll, pasaba horas encerrado escribiendo y componiendo música. En la facultad, en cambio, me fue muy bien, siempre”, asegura.

Noticias: Pero a C5N llegó como “el chico Twitter”. ¿Cómo fue ese camino entre el cuasi actor y músico, y el “nerd”?
Nicolás Magaldi: No soy un “nerd”, ni nada de eso, pero siempre me gustó la tecnología al servicio de la comunicación. Siempre era el que resolvía las cuestiones tecnológicas, sacaba diez en los trabajos multimedia, soy un convencido del tema. A C5N entré por un tuit: “Si sos periodista y te gustan las redes sociales mandá tu CV”. Hice un curriculum tradicional pensando en la señora de recursos humanos, y uno creativo, más acorde con lo que estaba aplicando. Me llamaron un jueves, yo estaba haciendo la tesis en Córdoba, viajé con la mochila y el traje parando en la casa de mis tíos, donde terminé quedándome por seis meses. El lunes tuve la entrevista y el martes ya estaba trabajando. Había que armar la estrategia digital de Infobae. Fuimos los primeros. Ahora, con C5N, es lo mismo: fue el primer canal en meter un hashtag en la pantalla y, a pesar de todo, me decían: “¿Qué es esa locura del numeral?”. Estamos conversando con la gente, no hay que ser más verticales. Hay que horizontalizar la comunicación. Sueño con una televisión que permita que la gente decida el contenido, que tenga aplicaciones móviles para poder decidir las cosas.

Noticias: Y de armar estrategias pasó a hacer cámara con “Tech News”. ¿Era lo que quería, no?
Magaldi: A tres metros tenía el estudio de televisión y pensaba “Yo tengo que estar ahí, si yo estudié, nací para esto”. Le pedí a un productor hacer una prueba de cámara. Lo vio un gerente de noticias y empecé al otro día haciendo informes y redes sociales en distintos horarios. Hasta que Daniel Hadad pensó directamente en un programa. Y después, me puso a conducir un noticiero, el resumen de medianoche. Yo pensaba que ni me conocía, imagínate.

Magaldi-Nicolas-35

Noticias: ¿Estaba esperando eso?
Magaldi: Yo siempre aspiro a más, siempre. Si me dicen vas a tener que conducir un especial de verdulería, voy a hacer el mejor especial de verdulería del país, del mundo. Soy un enfermo de esto, en el buen sentido, un obsesivo. Leí muchas cosas sobre liderazgo, a pesar de mi edad, y me encanta asumir responsabilidades, tener gente a cargo, animar a los equipos, ponernos metas, ir para delante. Me encanta tener un norte, me encanta cambiar las cosas.

Noticias: Después lo pasaron a la madrugada, “De 1 a 5”, único entre compañeras mujeres: Lorena Serini y Jimena Grandinetti.
Magaldi: Me ofrecieron ese espacio en un momento, hace casi dos años, en que nadie lo habría agarrado pero me dije: “Va a ser un horario difícil pero es un nicho muerto. Si yo hago cosas distintas, gano. Tengo todo para ganar”. Así fue y a las chicas las puso la gerencia, chicas que recién estaban aprendiendo y me costó un poco, porque yo ya venía con el trajín del aire, así que al principio hubo un poco de roce pero después, todo bien.

Noticias: Fue entonces, en una de esas madrugadas, cuando Marcelo Tinelli reparó en usted y su guitarra, y se identificó con su imagen. 
Magaldi: Me lo ha dicho en la cara. Sabés la emoción que tengo, lo que significa para todo aquel que estudie comunicación o periodismo: lo podés querer o no, podés querer a Tinelli o a Pergolini, el Boca-River, pero que cualquiera de estos dos tipos te elogie o que te cite en un mano a mano de una hora y media para preguntarte de la vida, del laburo, paaafff, gracias.
Noticias: ¿Pensó en la posibilidad de que algún día alguien cambie de idea, el rating no acompañe, y levanten su programa? 
Magaldi: Todos los días estoy más preparado para un fracaso que para un triunfo. No llego de la nada, he sufrido mucho por no poder llevar una banda o poner sonido, cuestiones de recursos y decís “qué frustración, loco, yo quiero avanzar, esto beneficia a todos”. Y sin embargo, después de estar y estar, se fue dando. Si un fracaso te da una cachetada, como el día de mañana me puede pasar, tenés que estar preparado; si no, habrá que curtirse.

Noticias: ¿Conoce a Cristóbal López?
Magaldi: Si, lo conocí en la fiesta de Indalo. Fue muy loco, yo soy cero cholulo. Estaba conversando con mucha gente y, en un momento, entro en una ronda donde estaban las máximas cúpulas, no sé cómo entré ahí. Y Cristóbal le dice a uno de los gerentes: “¿Me lo podés presentar?”. Me contó que me veía muchas veces a la madrugaba, que le gustaba mi programa, nada más, esa es la relación que tengo. En este medio pasan cosas muy locas. Hay mucha gente que piensa que con una fiesta se va a salvar, pero yo soy anti-lobby. Soy respetuoso, pero el reconocimiento me lo gano por laburo y confianza. No tengo miedo, vivo sin miedo.

Noticias: ¿Una pareja no ayudaría?
Magaldi: Me gustaría encontrar una mujer, sea o no sea del medio, que proyecte conmigo armar una familia, con valores similares a los míos, que estudie, que le guste laburar, que le guste crecer. No esa gente que pasa por la vida por pasar; yo no quiero pasar. Quiero dejar algo, quiero que mi huella quede de alguna forma.

Gustavo Noriega. revista Noticias.

Gustavo Noriega: “A la realidad le entro por un lado oblicuo”

Ex crítico de cine y panelista de tv, columnista en radio con Majul, publicó un libro sobre el discurso progre.

POR 

Outsider. Nunca se sintió un periodista, sino “un afortunado al que le pagan por hablar”.

Cada vez que al escribiente Bartleby, el personaje del cuento de Herman Melville, su jefe le proponía una tarea nueva, respondía hasta las últimas consecuencias: “Preferiría no hacerlo”. Devorada hace años, esa frase hizo tal mella en el ánimo de Gustavo Noriega, que la grabó en una carta que guarda en su manga para mostrarla en casos de incomodidad. Pero salvo en aquellos abismos, en todo lo demás, contesta:

Noticias: Señor Noriega, ¿es usted un diletante? 
Gustavo Noriega: No sé bien qué quiere decir pero suena a que me encaja.

Gustavo-Noriega-17

No sabemos si antes o después de abrazar a Melville, pero interesado desde siempre en la teoría de la evolución, decidió estudiar Ciencias Biológicas en la UBA, donde se graduó y fue becado en el Conicet durante los tres años –dice– más aburridos de su vida: “Fue mi época menos fecunda intelectualmente porque la práctica cotidiana es rutinaria, sin ningún atractivo”. Sin desanimarse, consigue trabajo en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), experiencia que luego le serviría para su libro “IndeK, historia íntima de una estafa”. Pero entonces, mientras procesaba datos ajenos, coincidió en un taller de diseño con el crítico Eduardo “Quintín” Antín y con Flavia de la Fuente.

Rodeados de Vhs, fundan una revista de cine diferente, “El amante”, en 1991. “A los 38 años, por primera vez empezaba a escribir sobre cine. No era exactamente un cinéfilo pero veía películas de manera sistemática”, dice sobre el medio, hoy en formato digital, que ya no dirige.

Noticias: ¿Prefiere ser considerado crítico de cine o periodista? 
Noriega: La crítica de cine ya la abandoné, no me interesa más. Periodista tampoco creo ser. Prefiero no ser ninguna de las dos cosas. Me gusta estar afuera, manteniendo la mirada clara, como de alguien que va a curiosear, que puede mantener una distancia y no ser parte de la maquinaria.

Noticias: ¿Cómo trataron los especialistas del momento a un outsider?
Noriega: Nuestro lema era “No conocemos a nadie y nadie nos conoce”. Nos empezaron a odiar porque decíamos cosas muy distintas a las que se decían en esa época, molestaba esa falta de arraigo y no se sabía cuál era nuestro lugar. Después de unos 15 años, ya pasamos a ser parte del establishment del cine, pero en los primeros tiempos la revista resultaba irritante.

Noticias: ¿Qué decían que nadie decía?
Noriega: Palos a (el cineasta) Peter Greenaway, al que se festejaba como a un dios y nosotros decíamos que hacía películas horribles; los saludos al cine norteamericano, el cine clásico, las comedias. Ahora pasaron tres generaciones de críticos para los que ya no es mala palabra Hollywood.

Noticias: ¿Cómo llega a la tele?
Noriega: Por (Diego) Gvirtz. Leía una columna mía sobre televisión que hacía en la revista “TXT” y me llamó para el panel de “Indomables”, en América (después “Duro de domar”, por El Trece). Ni conocía a (Roberto) Pettinato,

Casado con Mariela (42), papá de Elías (3) y Francisco (20), que tuvo con su anterior pareja, Noriega fue el último de los cuatro hijos de un matrimonio de clase media militante del PC. El hermano falleció hace 20 años (Ricardo, reconocido matemático) y las dos hermanas mayores gozan de saludable kirchnerismo: “Las quiero mucho pero casi no hablamos. Es difícil, vemos la realidad de manera muy opuesta”.

Noticias: ¿Por qué dedicó el 2013 a escribir, con Guillermo Raffo, “Progresismo, el octavo pasajero”? 
Noriega: Porque vimos que se cristalizaba un sentido común muy restrictivo y represivo, que impedía cuestionar y preguntarse. Sentí que había que tomar a ese sentido común de las solapas, sacudirlo y ponerlo en cuestión. No nos interesó separar la paja del trigo, discutir que es progresista y que no, sino que lo rechazamos de entrada.

Noticias: Con Majul opina de política. Escribe sobre política. ¿Está interesado en recorrer el camino de las candidaturas o la función pública?
Noriega: No, para nada. Es una puerta que me abrió Majul, para opinar sobre algunos temas. Pero es lo último que haría en mi vida, preferiría no hacerlo. No me gusta especialmente trabajar y conseguí que me pagaran por pasar música y hablar sobre lo que me gusta. Tuve mucha suerte. Es la vida que me fue llevando.

Alejandro Fantino. revista Noticias

Fantino: “Si relajás un poquito te pasan por encima”

Lejos del fútbol, reveló sus dotes de entrevistador en tevé y radio. Marihuana y machismo. Amor sin invasión.

POR 

CAZADOR CAZADO.  En su programa reitera temas como infidelidad y técnicas de conquista.<br />
Pero vive feliz<br />
con la actriz<br />
Miriam Lanzoni.

“El problema de los tipos que hacemos radio y televisión es que hablamos hasta por los codos y cuando nos hacen una nota generamos títulos por todos lados; nos ponen una alfombra y nos llevamos puesta toda la cristalería”, dice el conductor de “Animales sueltos”, por América, y “Uno de los nuestros”, por radio La Red. Como un alumno ante la mesa de examen, quiere tener la respuesta o convertir su ausencia en virtud, una cuerda que tensa sin vergüenza, casi hasta el abuso, cuando entrevista.

_JUF8966

“Fui muy criticado, me rompen en pedazos por eso algunos colegas a los que no le da el cuero para simplificar una pregunta. Yo tengo menos nivel, ¿viste? Pero ya abandoné la preocupación de que me maten por hacer una pregunta. No conozco divulgador que no sea odiado. Es un mérito poner en escena un tema y despertar la curiosidad”, dice quien comenzó en los `90 como relator de Boca Juniors por radio Mitre.

Noticias: ¿Su técnica es bajar un escalón y preguntar? Alejandro Fantino: El 85% de las preguntas pelotudas que hago, y que muchos colegas piensan “cómo le puede preguntar esa pelotudez”, yo sé que son pelotudas. Pero tengo que mostrar como que no las sé, si no la nota es una mierda. Me pasó con Ricardo Darín: yo tampoco persigo el yate y el avión privado, pero me puse en el lugar de capitalista perverso tratando de convencerlo de que se fuera a laburar con el Tio Sam. Quedó como un rey, un dios, como el Dalai lama de la actuación, y yo quedé como un forro. Está bien, eso es parte de una técnica periodística.

_JUF9030c

Noticias: El filósofo Tomás Abraham lo mandó a leer sus libros para aceptar la entrevista, ¿no?  Fantino: Fue una nota rupturista en mi carrera. Me pasó lo mismo hace mucho con Rafael Bielsa, en TyC Sports: pensábamos que íbamos a hablar del 8 de Newell’s y el flaco empezó a pegarnos una paliza tal que al otro día me fui a anotar en Sociología. Por eso me fui preparado con Abraham. Obviamente, no podés estudiar filosofía en diez días. Y sí, me bajé los libros (los muestra en la tablet), porque el tipo venía si yo estaba más o menos preparado. No lo hizo de soberbio: si voy a dar una nota, está bueno que sepas algo de mí.

Noticias: ¿Terminó la carrera? Fantino: No, soy abandonador. También estudié Historia en el Salvador y ahora empiezo Derecho en la Universidad de Lomas de Zamora. Busco un marco cultural y jurídico para ejercer el periodismo de actualidad. Yo vine de Santa Fe absolutamente precario a relatar fútbol y me alcanzaba con lo que tenía hasta “Mar de fondo” (1999-2005, por TyC Sports) pero en un momento no me alcanzó más, me faltaba aire en todas las notas. Y empecé a estudiar, el ámbito académico me abrió un poco la cabeza.

Noticias: Y tuvo que pagar los peajes por pasar del deporte a la actualidad. Fantino: Pero ya no pueden sacarme de la cancha porque cualquiera de los que me corra, me corre con la vaina, no con el cuchillo. Por ejemplo, en el diario Perfil, (Guillermo) Raffo me llamó primate por la nota con Abraham (N. de R.: columna de 21/12/13 en la que el escritor que vive en Londres lo llamó “mono”). No me enojé porque él piense que soy un primate. Me gustaría que se sentara ante mí y que debatamos sobre medios, televisión, sobre lo que quiera. Yo voy con mi preparación y Raffo con su bagaje cultural londinense, y que la gente saque sus conclusiones acerca de quien está mejor plantado ante la vida. Hoy me siento preparado para este tipo de discusiones, so riesgo de que me dé vuelta como una media, o tal vez no, pero hace diez años no estaba ni para decirle “vení a debatir”.

Noticias: Nunca quiere perder. ¿Jamás se relaja?  Fantino: No, no relajo porque vivo de este medio, en el que trabajo desde hace más de 20 años pero hoy siento que estoy en el nivel más importante. Todo lo que hago impacta en mí, directamente, y si mido medio punto menos de rating, mañana termino sin programa. Es una contienda permanente, si relajás un poquitito te pasan por encima y si vas muy rápido te chocás al de adelante. Hay que llevar un ritmo de carrera como los etíopes, que corren la de 10.000 metros.

Noticias: ¿Dónde se alimenta su ambición? ¿Alguna herida narcisista que saldar?  Fantino: No. Yo también me lo pregunto. Porque no he tenido grandes líderes con mucha ambición. Hijo único, madre ama de casa, vida apacible en un pueblito santafesino de 5.000 habitantes, mi viejo con tres máquinas cosechadoras como máximo. Nunca faltó nada, tampoco hubo grandes lujos y debería haber seguido por ese camino. De dónde me convertí en un tipo que decide vivir en este estrés, en este nivel de locura y en este nivel de exigencia, no lo sé. Quizás hubo alguien, algún bisabuelo, que me legó sus genes. Soy un producto de la suerte. Pensaba que iba a terminar en San Vicente, donde nací, siguiendo el laburo de mi viejo en el campo o relatando en una radio local. Tal vez me hubiera ido mejor económicamente: mis amigos que se quedaron son tipos de 7 u 8 millones de dólares cada uno.

Imposible adivinar si Fantino tendría hoy esos millones, pero seguramente si se hubiera quedado allí, a casi 500 kilómetros de Buenos Aires, no habría cambiado tanto de imagen y peinado, ni respondido tantas requisitorias sobre su sexualidad: “Me parece una absoluta discriminación tener que aclarar que no soy puto. Mis colegas me obligan, me lo preguntan en todas las notas. `¿Sos o no sos?´ Ahí está la discriminación y sé que lo hacen, inconscientemente. No hay mala leche pero, justamente, eso es lo peligroso”. Ni tampoco, a nadie se le habría ocurrido señalarlo con el mote de  “grasa”: “¿Qué es `grasa´? A mí me parece grasa el que se cree con derecho de tildar a una persona de grasa. Yo me eduqué en un colegio público, estábamos todos juntos: el hijo del señor que tenía 40 palos verdes y para la fiesta de cumpleaños trajo a “Titanes en el ring” y el hijo del albañil que hacía los bonetes con papel de lija. La verdad, me chupa un huevo”. Noticias: ¿Acompañó alguna vez a una novia a hacerse un aborto? Fantino: No, nunca, y no sé cómo habría reaccionado si una novia hubiera quedado embarazada y no lo quisiera, no sé, no lo sé. No tengo una opinión clara sobre el tema, realmente. Sí entiendo que en determinados casos, como violaciones a menores, resulte violento llevar adelante el embarazo. Noticias: ¿Fumó marihuana? Fantino: Ese es otro tema, todavía, recontratabú. Me mataron cuando dije al aire que no había fumado un porro en mi vida. Ni siquiera tomo vino. Leo que algunos piensan que vendría bien legalizarla, pues la ilegalidad garantiza el narcotráfico, pero también escucho y leo sobre madres que han perdido a sus hijos por consumo de paco o de cocaína y dicen que entraron a la droga por lo más pelotudo. No lo sé, si querés tomalo como que me quiero abrir, pero sería un irresponsable; para hablar sobre despenalización de marihuana tendría que ponerme en tema. Noticias: ¿Cómo se pasa de trabajar junto a Anita Martinez a hacerlo con Luciana Salazar? Qué cambio de estilos. Fantino: Con Anita fue una sociedad de años, era otra televisión y en el cable, y ella hacía humor. En “Animales sueltos” conviven Luciana o, el año pasado, Nicole Neumann con Abraham, las dos cosas. De todas maneras, me parece un poco chocante tener que marcar que Luciana Salazar, porque tiene el lomo que tiene, no pueda decir cosas interesantes o no pueda pensar. Noticias: Claro, pero el rol es muy distinto. Fantino: Participa como cualquiera. “Animales…” es una ronda de gente que se reúne a hablar al pedo a las doce de la noche, en el departamento de un amigo. Esa es la química del programa. No necesitábamos hablar de la revolución desde la primavera árabe, hablamos de cosas mucho más banales y sencillas. Si me preguntás porqué ese cambio, iene que ver conque al llegar a los canales de aire tuve que dejar un montón de cosas de lado. Noticias: ¿Rating? Fantino: Tiene que ver con el rating, con los tiempos de un programa. Soy producto del cable, ahí tenía mucho más tiempo para preguntar. Hay que ver qué pasa: vuelve Tinelli, Telefe tiene una promoción mucho más violenta, Canal 9 buenos productos; entonces, ese tipo de compañeras me genera más número. De pronto, nada, ni el control omnisciente de Fantino pudo impedir que un nombre tatuado desplegara sus fileteadas alas y volara desde el ancho antebrazo hasta posarse en el mantel: “Miriam” irá con él hasta que el láser los separe. En el 2006 se casó con la actriz Miriam Lanzoni (31), una de las protagonistas de la obra “Algunas mujeres a las que le cagué la vida”  y próxima participante en el “Bailando por un sueño”, y con quien prefiere mantener la saludable distancia del apoyo mutuo entre “carreras paralelas”: “Que participe en `ShowMatch´ es un crecimiento. Sería irrespetuoso o mal compañero de ruta si me metiera en sus cosas, y lo mismo si ella se metiera en las mías”. Noticias: ¿Cómo vivió el tema de la  bulimia de su mujer? Fantino: Me lo contó una noche que luchaba contra esa patología y la acompañé. No te das cuenta, es una enfermedad silenciosa, agazapada, y que muta como el cyborg de “Terminator II”, que tomaba la forma de la persona que quería. Habría que hacer un repaso sobre qué grano de arena podemos aportar contra el paradigma de las modelos de 50 kilos, y con la falta de talles para gente de cuerpo normal. Es algo que será difícil vencer. Noticias: ¿Por qué duermen en cuartos separados? Fantino: Tengo una casa con tres habitaciones: una, cuando viene mi viejo o mi hijo (Nahuel, de 22 años) y donde la señora que nos ayuda plancha la ropa; y otras dos, con sus baños, porque ustedes con sus cremas toman el baño como un ejército de ocupación. Dormimos juntos, pero si un día ella quiere dormirse a las diez de la noche y yo a las cuatro de la mañana, cada uno en su cama. La evolución es lo de Oscar Mediavilla y Patricia Sosa, que viven en casas separadas por 28 km. No voy a dejar de amar a mi mujer ni quiero una casa separada para llevarme minas, tengo mi espacio. Soy un tipo de 42 años, tengo mis tiempos, mis humores, y Miriam lo mismo. Se vendió en los medios como algo gracioso y llamativo pero lo prestablecido es dormir cucharita. Noticias: A propósito de lo prestablecido, ¿por qué siempre presenta en su programa a la fidelidad conyugal como un dificilísimo ejercicio cotidiano? Fantino: Trabajo en tevé. No lo tomes como que soy yo el que habla. Necesito llenar un espacio televisivo una hora y media por día, exagerar algunas cosas, y la fidelidad es un temón, da rating, llama la atención, es un tema absolutamente humano. Noticias: ¿Pero por qué la necesidad de construir y reforzar cada noche ese relato machista, ya tan alejado de su propia realidad? Fantino: Es un juego televisivo que llevo al grotesco. La mayoría de los separados que conozco están tirados en una cama llorando. Pero a las doce de la noche, el tipo que llega de laburar quiere relajar y muchos de los prototipos que planteo son machistas o ya no se encuentran, pero es parte del juego televisivo; yo no pienso así. Hay arquetipos que funcionan: el separado, el que rehace su vida, el cincuentón que se pone a prueba para ver si le da bola una de veinte. Esos arquetipos rinden, están establecidos y la mayoría no los lleva a adelante, pero en la fantasía televisiva muchos tipos se imaginan con esa pendeja que tira dorsales en el Megatlon. Es por ahí donde va el juego.

Debora Plager. revista noticias.

Débora Plager: “A las mujeres nos dan la nota del oso panda”

Periodista y conductora, defiende el lugar de la mujer en los medios.

POR 

PREJUICIOS. Su marido es ejecutivo del Grupo Indalo, pero Plager sostiene que no recibe "ningún beneficio ni privilegio".A lo mejor será porque estudió dos años en la Universidad Internacional de Florida, Estados Unidos, aún antes de recibirse en la carrera de Comunicación Social de la UBA. Tal vez se le pegó en el Nacional de San Isidro, donde hizo su secundaria; o, como decían antes las maestras, le viene de la casa, con papá médico y mamá escritora. Adquirido o de fábrica, Débora Plager es la mejor exponente tierra adentro del look CNN: distinguida y económica, tan derechita en su silla, sin una mueca de más, el tentempié justo en la sonrisa, el registro mezzo, la dicción clarísima, una embajadora al frente de las noticias.

“Me lo han dicho, puede ser, creo que ya vine con eso. Reconozco que si bien el género del noticiero se fue haciendo más relajado, me gusta respetar ciertas convenciones”, dice la periodista y conductora de “Sensación térmica”, junto a Claudio Rígoli, por C5N, programa que recibió el año pasado un nuevo Martín Fierro del cable al Mejor Noticiero. En América, es la columnista de Oscar González Oro en “Los unos y los otros” y, los sábados a la mañana, lidera al muy buen equipo de “Sensación térmica” (sí, igual) en Radio 10.

Noticias: ¿Desde un principio eligió los medios audiovisuales?

Débora Plager: Sí, supongo porque el mundo de la palabra escrita era patrimonio de mi madre, Silvia Plager (“La rabina”, “Boleros que matan”, entre muchos otros) y también porque se dio de esa manera. Empecé en radio Rivadavia, con Enrique Llamas de Madariaga.

En realidad, empezó “tocando puertas”, como llama a su primera vez: recién regresada de los Estados Unidos con perfecto inglés, consigue trabajo de secretaria para un consignatario de hacienda, Juan Lalor. Entre llamados y encargos, aparecía el oportuno número de radio Rivadavia. El contacto y la entrevista laboral fueron el inicio de la carrera a la que, más tarde, sumó la televisión. Un casting para el noticiero matutino, donde quedó como movilera y acreditada en Casa de Gobierno, le abrió las puertas de canal 9, a cargo en ese momento de Daniel Hadad. A quien, además, siguió en su posterior proyecto, el de Radio 10 y C5N, empresas donde ella continúa pero él, hoy cabeza de Infobae.com, se desvinculó en 2012 cuando las vendió a Cristóbal López.

Mamá de los mellizos Tomás y Maximiliano (12), hijos de su primer matrimonio, y esposa desde abril de 2013 de José Luis Rodríguez Pagano, director de Radio 10 y padre de dos nenas (12 y 10) de su anterior unión, se reconoce una idishe mame organizada: “Desde que combiné maternidad y trabajo conté con la ayuda de la familia y con una señora calificada y confiable en casa. Y si tengo que salir de golpe, como me pasó con la muerte de Hugo Chávez, el huracán Katrina y la liberación de Ingrid Betancourt, soy tan obsesiva, prolija y tengo todo tan ordenado en el placard que no tardo nada en armar un bolso de viaje”.

Noticias: Si hablamos de estereotipos y discriminaciones, a usted le tocan varias: mujer, linda, rubia, de San Isidro y judía.

Plager: Para las mujeres el camino es más arduo, sin duda, pero no estoy de acuerdo con la victimización sino con la reivindicación del género, con nuestro propio modo de pararnos en nuestro trabajo, el que sea. En la profesión, logré imponer mi impronta aunque es verdad que a las mujeres nos dan la nota tierna, la del oso panda o la mamá que tuvo quintillizos. En cuanto al estereotipo de rubia, me fui relajando con los años, a no sentir que tenia que rendir el doble de exámen para demostrar que no soy tonta. Y soy judía, pertenezco a un pueblo -no me gusta hablar de religión- y lo reivindico, es parte de lo que soy. Creo que a partir del atentado a la AMIA cambio la perspectiva de los judíos en la Argentina. Así que cada vez con menos prejuicio y temor, me presento como tal: mujer, madre, periodista y judía.

Noticias: Perfecto. Pero hay algo más: es la mujer del jefe

Plager: Lo conocí trabajando, él ocupaba el cargo que ocupa y yo conducía el noticiero antes de empezar nuestra relación. Trato de no pensar que eso me condiciona en el trabajo pero indudablemente sucede desde el prejuicio del otro. Me condiciona a exigirme aún más para demostrar que no tengo ningún beneficio ni privilegio, si bien siempre fui muy sarmientina para todo.

Noticias: En el periodismo, hay muchas mujeres pero muy pocas conducen

Plager: Es cierto, pero en todas las profesiones pasa eso. Voy a decir algo antipático: también es nuestra responsabilidad. Tenemos que pelear por nuestro lugar, defender eso desde la profesionalización de nuestro trabajo. Pero hay misoginia, eso es evidente.

Noticias: Contra esa misoginia, ¿un cupo podría ser una solución?

Plager: No, no estoy a favor. Entiendo la necesidad del cupo para cierto momento de la política cuando había que abrir ese lugar muy cerrado. Pero no ahora, tenemos que ganar lugares por nosotras mismas.

Noticias: Usted siempre se declaró abiertamente a favor de la despenalización del aborto, actitud poco común entre los periodistas. ¿Es un tema piantavotos?

Plager: Absolutamente, es un tema políticamente incorrecto y piantavotos porque en la Argentina no hay ni perspectiva de debate serio y cuando le preguntás a los politicos si lo plantearían te dicen que no y mucho más desde que Jorge Bergoglio es Papa. Desde siempre tengo esta opinión y en C5N he tenido total libertad para manifestarla, en especial cuando tuve ese cruce en 2012 con el abogado de Pro Vida (N.de R.: el retrógado Dr. Andereggen) que interpuso el recurso de amparo por el aborto no punible en el hospital de Ramos Mejía y me llamó asesina, ignorante. Soy respetuosa de la divergencia y de que cada uno decida según sus convicciones. Pero vivimos en un estado laico y las leyes deben regir para todos sin condicionamientos de ninguna religión. Y la verdad es que las únicas que se mueren por abortar son las mujeres pobres.

Noticias: ¿Cuáles fueron las notas más interesantes que le tocaron cubrir?

Plager: La muerte de Chávez, un fenómeno social que no había visto nunca. El golpe de estado en Honduras, cuando derrocaron a Manuel Zelaya, para entender qué pasa en algunos lugares de Latinoamérica. Me encanta salir, meterme, es lo que más me gusta.

Noticias: Entrevista a la Presidenta Cristina Kirchner. Sólo puede hacer una pregunta: ¿Cuál le haría?

Plager: ¡Tantas haría! Empezaría por un por qué, sin duda. Porque hay decisiones que no logro comprender. Como el memorándun de entendimiento con Irán cuando fueron los Kirchner quienes más hicieron por el esclarecimiento del atentado a la AMIA.

Noticias: Una a Marcelo Tinelli

Plager: Le pediría detalles sobre la ruptura por Fútbol para todos.

Noticias: A Maradona

Plager: Nada. Lo dejaría en paz. Es un exiliado de nuestro país, no puede caminar por la calle porque cualquiera puede preguntarle y opinar si tiene que usar preservativo. Me parece una verguenza.

Noticias: A Hadad

Plager: ¿Por qué vendió? Me gustaría que hoy lo cuente de nuevo.

Noticias: ¿Cómo vivió, desde adentro, el cambio en el grupo (de Hadad a Cristóbal López)?

Plager: Al principio, con cierta zozobra y preocupación. La preocupación principal es la fuente de trabajo. Los empresarios tienen sus intereses, muy distintos a los de los trabajadores y yo me considero una trabajadora.

Noticias: ¿Qué opina acerca de las salidas de Gustavo Mura, Antonia Laje y Oscar Gonzalez Oro y otros que se fueron antes como Luis Novaresio?

Plager: Los periodistas tienen que empezar a transparentar sus posiciones políticas, sería muy saludable. Si no, no se explicaría el enfrentamiento de Obama con la Fox. Las decisiónes de los colegas que mencionas me parecen absolutamente respetables; trabajé con algunos de ellos como Luis Novaresio, excelente compañero a quien admiro su coherencia y espero algún día volver a cruzar en algún otro proyecto laboral; y Oscar, un amigo, con quien trabajo actualmente.

Noticias: ¿Cómo considera el actual momento del periodismo?

Plager: Creo que es el peor momento para hacer periodismo desde el retorno de la democracia. No es patrimonio de un solo sector, es una responsabilidad compartida. En esta lucha de poder, binaria y antagónica, muchos periodistas quedamos en el medio. Los que se oponen han cometido el error de utilizar las mismas herramientas que criticaron al Gobierno con respecto a los medios. Detesto que desde un sector se señale con el dedo a los que piensan distinto, los que se arrogan ser periodistas independientes porque la verdad es que no los hay. No cuestiono a quien quiera comprometerse con determinado proyecto político si lo hace desde la convicción. Lo que cuestionaría son los intereses de los grupos económicos, no el rol de los periodistas. No me parece que haya que desterrar a nadie por sus opiniones, sería caer en lo mismo que se critica.

Noticias: ¿Saldría con un hombre mucho menor que usted?

Plager: Primero quiero aclarar que ni pienso en esas posibilidades porque estoy muy enamorada de mi marido. Pero suponiendo, nunca salí con hombres más jóvenes que yo, me gustan más grandes. Pero lo avalo, defiendo la libertad de cualquiera, no tengo prejuicios ni condicionamiento moral, que cada uno elija lo que quiera.

Noticias: ¿Qué está bueno hacer o dejar de hacer a los 40?

Plager: Está bueno hacer todo, es un tiempo bisagra, donde ya lograste algunas cosas, querés otras, estás en el momento más productivo y hay menos tiempo. Es el momento de permitirlo todo, no hay nada que uno no debería o debería hacer.

Mapa Teatro. revista Ñ.

Cartografía de las artes vivas

Teatro. Mapa Teatro es una comunidad experimental colombiana que busca ensanchar las fronteras del hecho escénico.

“DISCURSO DE UN HOMBRE DECENTE”. Basada en un discurso encontrado en la camisa de Pablo Escobar Gaviria el día de su muerte.

 La primera impresión puede engañarnos pero, efectivamente, los hermanos de ascendencia suiza Heidi y Rolf Abderhalden son tan colombianos como el narcotraficante Pablo Escobar. Estos performers y directores fundaron, en 1984, “Mapa Teatro” que no es una compañía de actores como la rutina indica, sino un laboratorio de creación de artes vivas. “Por nuestros modos de producción, el tipo de proyectos y el contexto, nunca pudimos configurar una compañía de actores tradicional; somos un núcleo pequeño de gente que viene del teatro, cine, televisión, música, filosofia que, para cada proyecto, convocamos a una comunidad experimental que dura el tiempo que dura el proyecto”, explica este par creativo formado en París en la escuela de Jacques Lecoq y que en 2013, invitados por la plataforma internacional de artes escénicas Panorama Sur,  presentó dos obras o “etnoficciones”, Discurso de un hombre decente y Testigo de las ruinas.  
En la primera, a partir de un discurso político encontrado en el bolsillo de la camisa de Escobar el día de su muerte, se construye un montaje que interpela la fallida guerra antinarcos en Colombia y pone en la superficie el debate sobre la legalización de las drogas con la participación de una académica, un músico que conoció a Escobar y una periodista, único rol interpretado por una actriz. La otra reúne imágenes y testimonios de los vecinos del barrio Santa Inés o “El Cartucho”, en Bogotá, que fue demolido y reemplazado en 2000 por el parque Tercer Milenio, con la presencia del filósofo y ex alcalde Antanas Mockus y de Juana Martínez, la última habitante de ese caserío que en escena prepara e invita al público con arepas y chocolate.

“Durante más de quince años nuestra característica fue no tener una sede fija sino que trabajábamos en no–teatros, espacios no convencionales. Porque el teatro, como una cárcel, también es un dispositivo cerrado con sus reglas. Pero para el montaje de Ricardo III, de Shakespeare, encontramos un hotel casi en ruinas, en el centro de Bogotá, y finalmente allí decidimos quedarnos. Es un lugar donde suceden muchas cosas, hay teatro y música experimental, y las habitaciones se convirtieron en laboratorios y talleres para estos artistas”, dice Rolf Abderhalden quien junto a su hermana dirigen una maestría en Teatro y Artes vivas de la Universidad Nacional de Colombia. “Nosotros no recibimos subsidios. Trabajamos en base a proyectos, a becas, aplicamos a concursos o nos invitan. Desde hace unos diez años estamos en un sistema de coproduccion con otros teatros del mundo que nos ayuda a mantenernos”, agrega Heidi.

–Mapa teatro apunta desde el nombre a la pregunta sobre el territorio del teatro.
–Heidi Abderhalden: El nombre que llevamos traza un destino en nuestras poéticas. Es una cartografía que busca proponer y ensanchar las fronteras de lo que llamamos teatro. El teatro no es, solamente, la puesta en escena de textos clásicos o contemporáneos sino que como dispositivo de representación nos da la posibilidad de tener otro tipo de textos, otro tipo de actores, otro tipo de públicos, otro tipo de espacios; con lo cual, los límites de eso que llamamos “teatro” puedan ensancharse: a eso nosotros lo llamamos “artes vivas”.
–Rolf Abderhalden: El concepto de diálogo o de laboratorio es muy bonito porque cuando  empezamos con una pregunta nos rodeamos de filósofos, actores, políticos, músicos, un diálogo muy rico entre muchos campos. La filosofia nos acompaña muchísimo para definir una postura con un poco de confianza porque lo que hacemos es muy azaroso.

–Subrayan que su trabajo es estético y no social aunque aborden temas sociales. ¿Hay una tensión entre estas posibilidades?
–R.A.: Absolutamente. Pero no nos interesa quedarnos en una entropía experimental. Lo experimental no lo entendemos para un gueto artístico.