Nadia Muzyca. revista Noticias: “Me casé con mi marido gracias a Facebook”

PERSONAJES / 4 de mayo de 2015

Nadia Muzyca: “Me casé con mi marido gracias a Facebook”

Primera bailarina del Colón, en mayo estrena “El lago de los cisnes”. Vocación temprana, destino y la posibilidad del “Bailando”. Por Leni González.

Las historias de las bailarinas clásicas comparten las mismas primeras páginas. Siempre hablan de esfuerzo, madrugones, dedicación, dieta y ampollas. De lo que nada dicen es acerca del secreto para que no se note, para que ningún rictus delate el sacrificio, ni las zapatillas rotas regresen después de las doce campanadas.
Para Nadia Muzyca la respuesta es fácil. No tiene que golpearse el pecho repitiendo que la pasión es todo. Porque su expresión relajada resume la alegría del baile, lo que no tiene sudor ni precio. Apenas hay que saber llevarlo puesto, como lo hacía desde los nueve años; nenita flaca con rodete y con su mamá, cruzando el Riachuelo en el 148, de Quilmes a Constitución, y de ahí, vía el 100, hasta el palacio de los sueños donde hoy trabaja.
Primera bailarina del Colón, para Muzyca ese teatro es su vida. Ensaya para estrenar en mayo “El lago de los cisnes”, junto a Federico Fernández, y se prepara para representar a su país y su teatro en el Festival Internacional de Calí, Colombia, en junio.
“Desde 2012, todos los años me renuevan el contrato. Igualmente, si una es primera bailarina de alma, trabajás para eso; lo vivo con mucha responsabilidad, intento dar lo mejor de mí”, dice una de las mujeres destacadas de la provincia de Buenos Aires; distinción que le otorgó la Sociedad de Escritores bonaerense. Al Colón llegó después de integrar el Ballet del Teatro Argentino de La Plata y el Ballet Argentino de Julio Bocca, con el que recorrió el mundo.
Noticias: ¿Muzyca es su apellido real?
Nadia Muzyca: (Risas) Sí, apellido y nombre. Es ucraniano. En mi familia, lo más cercano a lo clásico fue mi abuela, que era profesora de piano, y todos los nietos pasamos por sus clases. Mi profesora de Quilmes fue quien cambió el rumbo de mi vida porque vio en mí todas las condiciones y recomendó que me llevaran al Colón.
Noticias: ¿Siempre enfocó su carrera en la Argentina?
Muzyca: En un momento tuve ese bichito de probar e irme al exterior. Pero cuando llegó la oportunidad, a mis veinte años, para trabajar en Madrid, me di cuenta de que no era lo que quería. Pensé: “Si me voy no vuelvo más”. Mi sueño fue siempre ser primera bailarina del Colón. Amo ese teatro. Trabajé mucho, pero me llegó.
Noticias: ¿No le interesa el camino que hizo, por ejemplo, Paloma Herrera?
Muzyca: Paloma enfocó su carrera internacionalmente desde muy chiquitita y está perfecto. No todos están preparados para irse a vivir afuera de tan chicos. Yo soy muy arraigada, necesito tener a mi familia cerca. Me encanta viajar, pero sabiendo que vuelvo a mi hogar acá.
Su hogar estuvo y sigue estando en Quilmes. Cerca de la casa de sus padres vive con Mauro, técnico del teatro de La Plata, (“nos conocimos ahí pero empezamos a salir cuando estaba en el Colón: me casé gracias a Facebook”) y Valentino, su hijo de tres años y medio que cada vez que se encuentra con una catedral, un palacete, un edificio enorme, dice: “¡Colón!”, asociación no difícil de explicar. “Paré un año durante todo el embarazo y me dediqué a dormir y comer polenta, mi antojo. Y a los seis meses de tener a Valentino estaba bailando ‘Carmen’ en el Colón”.
Noticias: ¿Cómo se sabe desde tan joven lo que se quiere?
Muzyca: Creo que les pasa a unos poquitos nada más. Entré al teatro sin saber de qué se trataba, solo que me gustaba bailar. Ahí descubrí un mundo nuevo con mucha constancia, pero que me encantaba. En el colegio era “la bailarina del Colón”, un bicho raro, siempre con el rodetito para ganar tiempo. Mientras las nenas jugaban con sus muñecas, yo tomaba clases, pero lo viví normalmente.
Noticias: ¿Nunca se cansa y se toma una cerveza?
Muzyca: Es que me la tomo. No tengo problemas con la comida, al contrario; tengo que comer bien para resistir todo el entrenamiento. Es verdad que a veces uno no tiene ganas de entrenar tanto, pero es tu responsabilidad y yo, al menos, lo vivo naturalmente.
Noticias: ¿Toma algún tipo de complemento?
Muzyca: No. Trato de tener una alimentación sana y variada, con frutas y cereales. A los ensayos me llevo frutas secas que te dan fuerza porque tampoco podés comerte un almuerzo tremendo y seguir ensayando porque te aprietan la panza y te querés morir.
Noticias: ¿Le gustó la película “El cisne negro”? (Darren Aronofsky, 2010)
Muzyca: La competencia entre bailarinas existe y es fuerte, pero no como en la película que nos deja a todas como locas. Tengo muy buenas compañeras con las que me llevo bien y las quiero, realmente.
Noticias: ¿Pero es muy fuerte la frustración si no se llega a primera bailarina?
Muzyca: No todas quieren ser primeras bailarinas. Cuando se abre el telón, tenés el peso de ser la figura principal y te tiene que gustar; si no, te comen los nervios. Hay gente que no lo resiste, que es feliz formando parte del elenco. También hay muchos que se sienten frustrados al quedar en el camino, porque no los acompañó el físico o esa cuota pequeña de suerte. Se tienen que dar muchas cosas: se trata de estar en el momento justo, en el lugar indicado y que alguien te vea. Igual, creo mucho en el destino y las cosas cuando tienen que ser, pasan.
Noticias: ¿Qué opina de que el Colón se abra a representantes de todos los géneros musicales como la cumbia, por ejemplo?
Muzyca: Está bueno que al Colón lo conozca todo el mundo, que no sea elitista.
Noticias: ¿Cómo encuentra la situación del Colón?
Muzyca: Yo lo veo bien. Es un año de cambios, con un nuevo director general (Darío Lopérfido), pero hay buena predisposición. Y Maximiliano (Guerra, el nuevo director del ballet) es una persona que contiene, pregunta, se preocupa por cómo estás. Es importante y necesario cuidar la parte humana.
Noticias: ¿Iría al ‘Bailando’?
Muzyca: Está bueno para que te conozcan, para tener popularidad. El año pasado estuve nominada en los premios Benois de la Danse como Mejor bailarina a nivel mundial y no se enteró nadie, salvo la gente de la danza. Ese programa es una manera de darte a conocer y poder hacer otras cosas.
Noticias: ¿No le importaría que la criticaran por esa decisión?
Muzyca: No soy de pensar en lo que piensan los demás porque enloquecería. Soy muy trabajadora y no le hago mal a nadie. Es mi vida, si cumplo en el teatro, afuera puedo hacer lo que quiera. Por ejemplo, con mi marido estamos armando una escuela de danza en Quilmes.
Noticias: ¿Su marido se anima a bailar con usted en una fiesta?
Muzyca: Mi marido baila atrás mío, pobre, y lo vuelvo loco. En una fiesta no le queda otra, le pone onda, se defiende (risas). En las fiestas nadie quiere bailar conmigo: ¡Uy, con Nadia, no!
Noticias: ¿Qué consejo guarda?
Muzyca: Mi abuela me decía: “Nunca olvides que sos mujer”.

Anuncios

Mario Massaccesi. revista Noticias.

PERSONAJES / 25 de abril de 2015

Mario Massaccesi: “Nunca me enamoré, no sé qué es el amor”

Conduce “En síntesis” en las medianoches de El Trece. Vencer la timidez, militancia de la no grieta y deseo de entrevistar a Cristina. Galería de imágenes

Si Mario Massaccesi se entrevistara a sí mismo, lo haría en su casa. Dice que le obsesionan “los detalles de las cosas”, que ahí está todo, que en esa pequeñez reside lo observable. En su templo de detalles, un primer piso cercano al Alto Palermo, guarda las pistas del camino desde Río Cuarto, Córdoba, hasta la ciudad de los sueños cumplidos llamada Buenos Aires.

El departamento es amplio, claro, sorprendentemente silencioso y exquisito. Diseño de autor hasta la última puntada. Ni juguetes ni ladridos ni sillones arañados, por ningún lado asoman signos de convivencia perruna o felina, aunque al lugar le caería perfecto la combinación con un sagrado de Birmania, el gato de ojos zafiro y patitas blancas que encierra una leyenda mística anterior a Buda. Le digo que esa historia le gustará y dice que es posible, que lo googleará pero que, por ahora, elige vivir solo.
“Me tomé revancha. Me compré todas las revistas y diarios y música que no pude tener”, dice el periodista y conductor de “En síntesis” –el noticiero de final del día de El Trece–, señalando los estantes de la biblioteca donde se apilan las colecciones de Gente y Siete Días, entre otras publicaciones de los setenta y ochenta.
“También tengo mucha ropa, es cierto. En Río Cuarto usaba la que nos daban los vecinos y mi mamá arreglaba. Era una gran artesana por la necesidad, sabía hacer de todo. Creo que de ella heredé mi gusto por reciclar muebles. Voy a las grandes baratas y ferias de pulgas, busco y le indico a mi carpintero lo que quiero. Toda mi casa está decorada así, con lo que encuentro y me traigo de cada lugar adonde voy”, dice “Marito”, el menor de cuatro hermanos, hijos de un mecánico y una ama de casa.
Noticias: ¿Por qué quiso ser periodista?
Mario Massaccesi: A los 8 años ya sabía que quería ser periodista y hacer televisión. Cuando empezó “Mónica presenta” en el 76’ no me lo perdía nunca y le decía a mi mamá que iba a trabajar ahí. Desde muy chico, miraba los diarios, las fotos, leía los epígrafes, las firmas, hacía una lectura muy detallada. En casa me decían “dejate de hablar pavadas”.
Noticias: ¿Qué lo fascinaba tanto?
Massaccesi: La vida de los otros. Pero no con actitud voyeurista ni chusma sino porque me sorprendía; me sigue sorprendiendo la vida de la gente.
Egresado de la carrera de Comunicación en la Universidad Nacional de Río Cuarto, en su ciudad Massaccesi sumó experiencias en diarios, radio y tevé pero ninguna era estable. Entonces, en 1990, le ofrecen empleo seguro en una oficina estatal, la antigua Anses, y aceptó para venir a Buenos Aires: “Duré dos años ahí hasta que me fui ubicando. Viví en un departamento prestado, después alquilé y en el 98’ me compré el primero”, cuenta el hombre que hace quince años es parte de los noticieros de El Trece, a donde llegó por recomendación de Santo Biasatti –con quien había trabajado en radio Rivadavia– después de pasar por América, un canal de zona norte y colaboraciones a medios de Córdoba: “Nunca presenté un currículum, lo mío siempre fue de boca en boca, siempre me buscaron o me recomendaron. La pasión se contagia, inspira y hay que inspirar a los otros”.
Noticias: La televisión es exposición constante y de entrada a usted le gustaba. ¿Estaba muy seguro de su imagen?
Massaccesi: Para nada, me costó mucho y el canal me ayudó en ese sentido. Estás hablando con un gran tímido que tenía todas en contra: familia humilde, que veía mis sueños como llegar a Marte; más tragedias personales que no conoce casi nadie, salvo mi psicóloga y unos pocos íntimos; hechos que algún día contaré en un libro para ayudar a otros. Cargo con una cruz desde muy chico pero gracias a terapia y autoayuda ya está resuelto en mí. Doy cursos de conducción en televisión (en el Centro Cultural San Martín) que me han demostrado que hasta que no estás bien plantado en la vida no podés estar bien plantado ante una cámara. Los que vienen al curso son, en general, mayores de 30 años, gente que no ha podido elegir lo que quería hacer en la vida.
Noticias: Puso bien alta la vara desde el principio. Tímido, pero no encerrado escribiendo un diario íntimo, sino en la tevé.
Massaccesi: Nunca me bajé de ese lugar. El periodismo me eligió a mí. A las desgracias no las elegí, pero tampoco elegí la luz que supo alumbrarme.
Noticias: ¿Es creyente?
Massaccesi: Sí, soy católico. Pero nada fanático. Estoy mucho en silencio, así como está la casa ahora. Prendo la tele, escucho música pero más estoy en silencio. Lo aprendí en los “insights” que hice, me enseñaron a estar en silencio conmigo. O cuando salgo a correr, que lo hago todos los días, lo hago sin música.
Noticias: ¿Y cuando está con usted, qué escucha?
Massaccesi: (Pausa). Hago un chequeo sobre dónde estoy parado, lo que no volvería a hacer y, todo el tiempo, imagino cosas, pienso todo en imágenes y confío mucho.
Noticias: ¿Qué es lo que más le elogian?
Massaccesi: El tono de voz y la manera de contar. A mí no me gusta mi voz. Me parece muy gritona, pero reconozco que es muy distintiva, que se diferencia del resto. No soy locutor pero leo en voz alta desde chico, cuando jugaba al periodista. Como dice Fontanarrosa, aprendí el arte copiando. Como te dije, fui un gran tímido pero salí de mi zona de comodidad.
Noticias: Venció todas las inhibiciones.
Massaccesi: Todo el tiempo siento que hablo mal, me tiemblan las manos, se me seca la boca, se me traba la lengua. Pero cuando ponés lo mejor de vos, es lo más perfecto que te sale. Ya no me persigo tanto. Y el tímido creo que persiste en no poder contar mi historia. Por eso hago terapia. Es una historia de mucho dolor y en su momento ya saldrá, pero de la manera más amorosa posible, sin resentimiento, ni bronca.
Noticias: ¿De qué se trata esa historia?
Massaccesi: Todavía no estoy preparado para contarla. Tal vez más adelante.
Noticias: ¿Cómo se llevaba con sus compañeros del colegio?
Massaccesi: Escucho que todo el mundo quiere volver a ese tiempo. Yo no. Pero sería más fácil no ir. Ya me encontré cuatro veces con mis compañeros del secundario. Hacemos una cena cada cinco años. Es la vara con la que miro mi evolución, donde está mi fortaleza, donde quedaron mis miedos; para ver cómo fue cambiando mi vida. Es muy raro: llevan a los hijos a las reuniones para que me conozcan porque no les creen que ese de la tele fue su compañero en la escuela.
Noticias: ¿Por qué está soltero?
Massaccesi: ¡Todo el mundo me lo dice! En parte se dio así y en parte, lo elegí. Estuve en pareja pero no creo haber estado enamorado. No sé qué es el amor. Cuando salís de algunos infiernos, necesitás un tiempo de libertad. Desde hace unos cinco años, tengo la vida que quiero. Estoy a punto caramelo, saboreando la miel de la vida y no me la quiero perder. Fueron muchos años hasta llegar a esa puerta donde estaba el oxígeno y, por ahora, quiero vivirlo solo. Además, estoy rodeado de gente todo el tiempo. Abro mi casa a amigos, acá se hacen cumpleaños, reuniones, todo.
Noticias: ¿Cuál es el peor error que puede cometer un periodista?
Massaccesi: No ser fiel a sí mismo. Y perder el sentido común que está en la calle, entre la gente.
Noticias: ¿Le gusta esta televisión?
Massaccesi: No me gusta el acelere que tiene y cierta superficialidad, que un tuit sea una noticia. Me gustan mucho Mónica Gutiérrez, Magdalena Ruiz Guiñazú, Mónica y César –que son el molde– y Nelson Castro, que está en su mejor momento y es una voz necesaria. De los nuevos, Santiago del Moro hace un muy buen papel más allá del programa. Tiene un modelo personal, ha hecho un buen trabajo consigo mismo. Una gran desilusión para mí es Sandra Russo. Y no por lo que piensa sino por la estrechez, el modo en que sesgó una mirada general, crítica. A mí me encantaba y en gráfica es una de las que mejor escribe. Pero priorizó el árbol y se perdió el bosque.
Noticias: ¿Cómo se ubica en la polarización política e informativa?
Massaccesi: Soy un militante de la no grieta. Ni Víctor Hugo ni Lanata. Creo en la tercera vía porque los extremos no son recomendables. A TN lo pusieron por conveniencia política en un extremo. Antes no era así. Yo hice toda la gira con Cristina (Fernández de Kirchner) en 2003. Yo le sugerí la única foto con Néstor (Kirchner) en el Calafate con el glaciar de fondo, mientras tomábamos el té en su casa. Y me hizo caso porque escuchaba a los periodistas. Ahora es una periodista-dependiente, le encantan los medios pero le gustan que hablen bien de ella. Como a la mayoría de los políticos. Y me gustaría mucho entrevistarla ahora.
Noticias: Sus deseos se cumplen, Mario.
Massaccesi: No hay que ser obsesivo sino sentirlo, tenerlo presente y eso en algún momento baja. A muchas personas a las que admiraba terminé conociéndolas, pero no porque las busqué sino porque se dio. La vida vuelve, hay que estar alerta, hay que tener memoria. El año pasado Mónica (Cahen D’Anvers), la persona que veía desde chiquito, que no me perdía ni un programa y con quien trabajé después en el canal, cumplió 80 años y me invitó. Invitó a cinco personas del canal y entre ellas estaba yo. Nunca le había contado nada pero la energía se siente. Todo llega. Eso les digo a mis alumnos.

Mabby Autino. Entrevista revista Noticias

Mabby Autino (45)

Maquillar es ver desnudo al rey. Quien lo haga toma prestado un poder con riesgo. Atesora secretos que no puede gastar y comparte una cercanía que no da derechos. Es la intimidad con reglas, un juego de avanzar y ceder donde el objetivo es la belleza y la cuestión, subterránea a las capas de make-up, es quien se la adjudica. Mabby Autino pertenece a esa elite de maquilladores que vuelan sobre sus pinceles por los castillos de la ilusión: canales de televisión, salones de moda, eventos a beneficio, desfiles en escalinatas, lugares cómoteventetratan y donde el flash funde en composé el parecer y el ser. Pero también es el hada bienhechora de los imperfectos y los adictos a envejecer, la reina de los tips para la mujer apurada y la que cumple el sueño de la noche maravillosa una vez y nada más.

Siempre me gustó maquillar. Desde chiquita, a mis tías las pintarreajaba y peinaba todas. Pero no me quedó ninguna duda a los 13 años, cuando mi mamá que es cosmiatra, me llevó al laboratorio donde compraba las cremas y el químico me mostró cómo se fabricaban los lápices de labios. Ahí nomás le dije que quería estudiar maquillaje”, dice Autino, hoy dueña de su propia escuela, con cursos profesionales y para todo público, y de la empresa cosmética Mabby pro make up (que presentará la colección otoño-invierno el lunes 16 en la Argentina Fashion week).

Al mismo tiempo que la secundaria, empezó a estudiar en la escuela de Horacio Pisani (el de “Obras maestras del terror” y “La tregua”). El papá tuvo que pedir autorización a las monjas del colegio para que la dejaran salir los lunes una hora antes “para hacer un curso de computación”: “Al menos así me lo contó. Porque la verdad es que nadie me preguntó nunca sobre computación y yo terminé maquillando hasta a las monjas para los actos”, cuenta la chica de Caballito, hija y nieta de mujeres paraguayas, coquetas, ultrafemeninas, obsesivas del orden y los detalles.

Vengo de una cuna de buen gusto. La familia de mi mamá tuvo mucho dinero pero cuando tenía 18 perdieron todo y ella tuvo que salir a trabajar y mantener la casa. Pero lo que aprendió en esos primeros años lo volcó en sus hijos”, dice la mayor de tres hermanos. El papá era empleado y con mucho esfuerzo, logró recibirse de abogado a los 51 años. Pero, a poco de empezar a ejercer la profesión, falleció a los 55.

Noticias: Creció entre la disciplina del esfuerzo y el cuidado de las formas

Mabby Autino: Sí, de clase media y punto. Era precoz, siempre me gustó tener mi plata y encontrar la manera de hacer lo que quería. Soñaba con mi fiesta de quince y para ayudar a mis padres, me fui a trabajar a la panadería de la esquina de casa. Mi papá no lo podía creer: yo, que me creía la cancherita del barrio, ahí estaba desde las 6 hasta las tres de la tarde. Y tuve mi fiesta de quince.

Noticias: ¿Nunca se imaginó modelo o actriz?

Autino: A los 14, 15 años, cuando te empezás a descubrir mujer -antes era más tarde que ahora y lo veo en mis hijas Camila (11) y Florencia (9)-, vivía mirándome al espejo, posando y me encantaba que me sacaran fotos. Pero no soñaba con ser modelo porque sabía que ni el físico ni la altura me daban. Me gustaba todo el mundo que lo rodeaba.

Noticias: ¿Nunca tuvo complejos con su cuerpo como tantas adolescentes?

Autino: No, la verdad que no. Tuve muy buena figura hasta los 22 cuando empecé a engordar y a cuidarme. Pero siempre me gustó lo femenino y lo sexy, ponerme un top de mi mamá, mostrar los hombros y creérmela. Mi hermana, en cambio, se ponía ropa grande, era más varonera, no le importaba nada. Ahora nada que ver, se produce más que yo.

Cuando terminó el colegio, Autino ingresó al Instituto Superior de Arte del teatro Colón donde aprende caracterizaciones y maquillaje teatral. Con el mundo de la moda entra en contacto recién cuando empieza a trabajar en la escuela de Tini de Bucourt (donde fueron alumnas Dolores Barreiro, Carolina Peleritti, Florencia Raggi). “Fue muy importante porque Tini enseñaba de manera integral, la persona y la modelo, todo para estar perfecta, las manos, los pies divinos… Ahora hay chicas que vienen con las patas roñosas que da asco, que tenés que acomodarlas para que no se les vean en las fotos. Aunque noté que Lorena Ceriscioli está manejando un target diferente de chicas, las está educando de otra manera”, dice sobre la ex modelo y empresaria.

Noticias: ¿Cómo la recibió a usted el mundo de la moda?

Autino: Hasta el día de hoy siento que observo desde el lado de afuera. Disfruto muchísimo mi trabajo, me da una felicidad enorme, no me creo absolutamente nada, pero miles de veces llego a mi casa y le digo a Daniel, mi marido, “me ponés la cabeza en su lugar” porque acabo de ver de todo y no sé cómo estoy ahí si no tiene nada que ver con mi vida.

Noticias: ¿La han maltratado alguna vez? ¿Hay personajes difíciles?

Autino: No puedo estar en un lugar con mala onda. Puede haber días difíciles pero siempre con respeto. Una vez sola, recuerdo un sutil maltrato por parte de una conductora, hace muchos años, que ya tenía fama de eso. Le puse el freno de entrada: “Si no estás conforme, buscá a otra persona”. No tengo filtro, soy sincera y digo lo que me parece. Si sigo vigente y en la pole position después de 31 años es por esa responsabilidad y respeto. Con los “personajes difíciles” tenés que ubicarte de igual a igual, no en actitud pollito sino de par y que entienda que es un trabajo de equipo. Y si son de otro país y no te conocen, entonces desde el hola les vomitás el currículum.

Noticias: ¿Le pidieron algo que no estaba de acuerdo hacer?

Autino: Me ha pasado que el séquito de acompañantes y adulones me diga “poné esto que es más moderno”. Pero a determinada edad, lo más moderrrno (sic) no te va a favorecer y yo te tengo que cuidar aunque tu entorno te diga que eso es más moderrrno. Ponete una remera o un collar más moderno pero en el maquillaje no va. A todos nos da miedo que venga alguien más joven y nos saque el lugar pero la experiencia sirve para saber cuándo va y cuando no va lo moderno. Pero digo que sí, me la mastico, puteo y le digo “bueno, si lo querés así, probamos y después me decís”. Y termino trabajando el doble porque al rato se arrepienten.

Noticias: ¿Con qué desastres se encuentra?

Autino: El mayor es la cara de simio que no tiene que ver con el maquillaje sino con los exagerados tratamientos y cirugías que terminan pareciendo muñecas de cera más viejas que si tuvieran arrugas y la sonrisa que te hace joven. Tengo clientas a las que les he dicho esto, “no te hagas más nada que estás divina así”, y dejan de llamarme para no tener que mentirme cada vez que voy: “No, no me hice nada, estoy igual”. ¡Se creen que una es idiota! Si hay alguien que tiene experiencia en caras, soy yo.

Noticias: ¿La juventud es la mayor obsesión femenina?

Autino: Sí, ser, parecer jóvenes. Ojalá encontrara la poción mágica de la juventud. Estoy a favor de los tratamientos y las cirugías pero lo que critico es dejar de ser vos misma. Pongo como ejemplo a Mirtha Legrand: hay que sacarse el sombrero. A su edad, sigue manteniendo su cara. Tiene un lifting bien hecho que lo prefiero mil veces a los rellenos que te endurecen, te inflan y a una actriz la hacen perder su gestualidad. No sé, Mercedes Morán, por ejemplo: me encanta como actriz pero algo se hizo en la cara que le quitó suavidad, no se le mueve la frente.

Noticias: El maquillaje es ilusión. ¿Qué pasa cuando una se lo saca al llegar a su casa? ¿Qué provoca en el señor que te acompaña?

Autino: Hay señores que me vuelven a llamar (risas). El chiste de siempre es ¿no podés estar en nuestra mesa de luz? El maquillaje es la principal herramienta que tenemos las mujeres para que cada día te veas mejor pero hay cosas que van a suceder de todos modos en la cara y el cuerpo y hay que aprender a vivir con eso, aprender a mirarnos al espejo y ver qué cosas son las que nos gustan. Pero si un hombre se asusta cuando te sacás el maquillaje, ese hombre no vale la pena, ¿para qué estar con un tipo así?

Noticias: Hablemos de sus clientas. Lo que pueda decir, entendemos. Empecemos con Araceli González.

Autino: Araceli es divina y mucho más cuidadosa y detallista con los demás que con ella misma. A ella lo que más le gusta son sus ojos. “Me gusta esos ojitos de putita que me hacés”, me dice por el brillito que le pongo para que queden bien chispeantes.

Noticias: Catherine Fulop

Autino: Cathy es obsesiva con su físico y su tic son las cejas: tiene una que se le baja y tardamos tiempo en eso. Se cuida muchísimo, se hace montones de tratamientos.

Noticias: Florencia de la V.

Autino: Florencia ya tiene la piel de una mujer, un poquito más gruesa nada más, no tiene ni un pelo en la cara salvo como cualquier mujer después de los treintitantos. Lo que hay que cuidar es suavizar el maquillaje, no hacer nada duro ni rígido para que no aparezca nada masculino.

Noticias: ¿Qué te parece el look de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner?

Autino: Ha mejorado muchísimo. Antes usaba ese blanco nacarado, el negro intenso y toda la pestaña pegoteada. Hoy ya eso no lo vemos, mejoró mucho. Pero sigue con las cejas muy rígidas, es lo que más le corregiría. El estilo de ella es mucho y hay que respetarlo. Pero lo suavizaría un poco y que no fuera tan lineal porque eso endurece y envejece.

Noticias: ¿A quién le gustaria maquillar?

Autino: Jennifer Lopez, Madonna, Rihanna porque son muy cuidadosas del maquillaje. A Carolina de Mónaco porque cuando era chiquita me decían que me parecía a ella. Pero sobre todo me encantan los desafíos, no la más linda sino la que tiene alguna dificultad o es mayor.

Noticias: Todo el tiempo ve mujeres lindas. ¿Qué cara la sorprendio?

Autino: Claudia Schiffer a cara lavada. Tuve que hacerle la tintura de pestañas y rezaba Padres nuestros para que no se cayera nada en esa cara millonaria.

Noticias: ¿El maquillaje arregla todo?

Autino: Sí, arregla todo. Lo que no tiene arreglo es el gesto. Y si justo el fotografo disparó en mal momento o no sabés posar, bueno, es lo que sale.

De shopping

Diarios y revistas: Allure, Vogue, L’Officiel.

Perfume: Miss Dior.

Restaurant: Osaka.

Ropa: Adriana Costantini.

Vino: Rutini Malbec.

Tarjeta de crédito: Visa, Mastercard.

Teléfono: Blackberry, Samsung.

Auto: Volkswagen.

Rodrigo Lussich. Entrevista en revista Noticias.

Rodrigo Lussich (42)

Anochecer de un día agitado, soledad de departamento, otra serie abre sus adictivos brazos para recibir al hombre estresado que intentará detener el tiempo hasta mañana cuando todo vuelva a comenzar. Pero no resulta. No es en estado de relajación como se construye Rodrigo Lussich aunque mamá le aconseje bajar un cambio de la manera más natural posible: “¿Por qué no te fumás un porro?”.

-Me lo han aconsejado toda la vida por lo acelerado que soy. Pero no puedo. Es más fuerte que yo. Soy un tipo cero adicción y aunque hoy es casi un cigarrillo común, no lo puedo pasar por la garganta. Y he visto fumar porro desde que tengo cinco años -dice el conductor de “Infama” (de lunes a viernes por América), “Y más” (domingos por Radio 10) y director de la página de espectáculos Ratingcero.com, junto con Adrián Pallares.

Con 42 años, nunca votó. Ni en la Argentina, donde vive desde los catorce, ni en Uruguay donde nació, el segundo hijo de Charo y Gustavo, una pareja de alternativos, líricos, outsiders, de hippies como se podía serlo en los setenta:

Mi crianza fue muy vertiginosa. Tenía una lucha interna entre lo que se me proponía que era viajar, hacer dedo, andar con una familia y con otra, ensamblada, casas llenas de músicos y artistas que era divino porque se respiraba un aire fabuloso de libertad y cultura pero también era un quilombo porque yo no sabía bien cuál era cuál; y por otro lado, la casa de mis abuelos donde yo quería irme porque ahí encontraba un orden.

Noticias: Tanto esfuerzo el de sus padres por salir del sistema y usted tanto por entrar

Rodrigo Lussich: Sí. Hasta el día de hoy: mi papá vive en Florianópolis con su pareja y mi mamá con la suya en Pilar. Se separaron cuando yo era chico pero siguieron amigos. Pero nunca renegué de esa parte de mi vida. Después me encargué de pertenecer a alguna minoría siendo gay porque, de alguna manera, la sangre tira. Me alegro de no haber nacido en cuna de oro de ningún tipo porque esa vida de busca que tuvo mi familia me permite jugar con muchos más recursos. Si hay algo que me han inculcado mis viejos es la libertad y siempre busqué hacer la mía y defenderla, más allá de que guste o no.

Ni la militancia política, ni deportes y hobbies, ni reuniones con mucha gente. Lussich guarda su mundo para pocos, vive solo, dice no tener pareja en este momento salvo las relaciones promiscuas que mantiene con, entre otras, “House of cards” y “Game of thrones” y huye de cualquier invitación corporativa. Su única confesada pasión es entretener en la televisión y la radio, animar, conducir, ser un showman.

-El cielo es el límite. Me acuerdo de una frase de la película ‘Billy Elliot’ cuando el chico defiende lo que hace, ser bailarín, y dice: ‘No sé. Yo siento que vuelo’. Bueno, yo siento que vuelo de verdad cuando trabajo -dice el flamante reemplazante de Santiago del Moro en “Infama” y nuevo rey del gineceo integrado por las experimentadas Marcela Feudale y Cora Debarbieri más Noelia Marzol, Daniela Katz y Lili Monsegur.

Noticias: ¿Busca diferenciarse de Del Moro?

Lussich: Va más allá de recortarse de Santiago aunque eso tenga cierta lógica. Pero no es el fin sino ser yo. Me gusta jugar la impronta del showman, salvando las distancias de los grandes showmen.

Noticias: ¿Tiene algún modelo? ¿Quién le gusta?

Lussich: Más allá de Tinelli, quien tiene mucha impronta de showman es Nicolás Repetto. Es un referente para mí como animador porque tiene esa cosa histriónica de sumarle perlitas a lo clásico.

Noticias: ¿Entre tantos conductores, encontró su estilo?

Lussich: No me gusta el chimento acartonado, contado como si fuera la noticia del año. No creo que tengan punto de encuentro la solemnidad con el chimento, hay que vestirlo con todos los recursos que tengas a mano, disfrazarte, pintarte, un dígalo con mímica, una representación. Me interesa mucho que la gente se divierta viendo el programa. Creo que se llega siendo un distinto, sin clonar, perdiendo el miedo al ridículo y a ser quien sos. No tengo duda de eso, no hay manera de que no funcione, después encontrarás el lugar, el programa, el público, el horario, miles de cuestiones. Pero si vos salís con la convicción de que lo que hacés es lo tuyo, no te para nadie.

Noticias: ¿Cuál es su formación?

Lussich: Tengo formación de oficio, no estudié periodismo. Laburo desde los catorce años en medios, desde una radio en Pilar con mis compañeros de colegio. Conduje “Fiestas populares” en Canal 7, donde recorrí todo el país; fui movilero de Radio 10, durante cinco años; en 2003, entré a América con Carmen Barbieri y seguí en “Los profesionales de siempre” con Viviana Canosa, “Dale la tarde” con Mariano Iúdica y varios más hasta “el show de las bombas”, mi sección en “AM” (Telefe).

Noticias: ¿Cómo se pasa de panelista a la conducción de un programa?

Lussich: En primer lugar, por ser un distinto. Podés ser muy perseverante, tener muchas ganas, una cuota de suerte y haber tocado las puertas correctas pero si al aire no pasa nada, no pasa nada y eso lo sabemos todos los que trabajamos en los medios.

Noticias: ¿Cómo es el juego de los egos entre el conductor y los panelistas?

Lussich: El panel está para aportar y yo como panelista, muchas veces me he sentido muy al pedo. Si el conductor piensa que el que se luce es él y que el panel tiene que estar de adorno, se equivoca. Estoy aprendiendo a abrir el juego porque yo pongo primera, segunda, tercera y quinta, y quizá no me doy cuenta; pero no por una cuestión de guerra de egos, sino por la motoneta que llevo encima, hasta que bajo un cambio y abro a la participación de ellas que enriquece. En ese sentido, el mejor es Tinelli: desde el último al primero se lucen y el que se luce a la larga es él.

Noticias: ¿Una gran oportunidad puede jugar en contra? No sé, pensaba en Nicolás Magaldi, el chico parecido a Tinelli, por ejemplo.

Lussich: Soy un convencido que el camino es de postas y hay que hacerlo completo. Que te descubran de repente de la noche a la mañana como una nueva promesa y te lancen tipo bólido allá arriba es un riesgo. También es un riesgo ponerme a mí a conducir pero creo que es importante haber hecho todo el caminito para que uno se lo pueda bancar lo bien o mal que le vaya. En este medio nada es para siempre y el número de hoy mañana no existe. Es la inmediatez absoluta y si no hiciste ese camino previo, la verdad te puede desestabilizar mucho para bien o para mal. Mejor que no esperen nada de vos y que sorprendas, a que esperen mucho y no pase nada.

Noticias: Si bien no le interesa en especial la política, ¿qué opina de la Presidenta Cristina Kirchner?

Lussich: Me gustaba la personalidad y las decisiones cuando era senadora y la seguía como cronista de Radio 10; en ese momento, me atrapó. Hoy no estoy de acuerdo en un montón de cosas. Creo que la perpetuidad en el poder los hace perder el eje y los vuelve casi mesiánicos. Me puedo identificar con una persona como me pasó con ella en algún momento, pero después el sistema es como que los pierde.

Noticias: Dijo en una nota que “el chimento es la excusa para el entretenimiento”. ¿Qué pasa si mañana se convierte en el entretenimiento de otros? ¿Bebería su propia medicina?

Lussich: Y, habrá que hamacarse, ¿no? No siento ser atractivo para que alguien me busque pero estamos en un momento donde los conductores han subido su nivel de exposición y terminan siendo más llamadores de noticias que la misma gente de la que hablan.

Noticias: ¿Con qué tema no se metería?

Lussich: La salud. Y no me metería con gente que no juegue el juego, meter en el barro a gente que no se quiere embarrar o no se ha embarrado nunca.

Noticias: En radio, trabajó con Chiche Gelblung. ¿Me pareció o él lo maltrataba un poquito?

Lussich: Chiche es muy de laburar así con su gente y me he sentido bastante bien tratado para como él trata, en general, a los columnistas. Él jugaba con que mis sumarios y mis títulos eran malos; al principio, me enojaba pero después entendí que era un juego y se lo pude dar vuelta. Si hay alguien a quien le pude doblar el brazo es a Chiche Gelblung. Me siento muy orgulloso porque la gente que trabaja con él suele quedarse mal o se ha ido frustrada.

Noticias: También trabajó con Canosa. ¿Cómo le fue?

Lussich: Estuve muy enamorado platónicamente de ella. Estaba embelesado y en ese embelesamiento, si me tiraba a un pozo, me tiraba. Una buena experiencia para saber lo que no hay que hacer con un conductor. Y aprender que cada uno hace su juego. Hoy te pueden dar laburo y mañana, chau. Es una mujer que ha laburado para obtener su lugar y está bien. Y todos hemos sido funcionales a eso, en algún momento, pero es algo que ha tenido vencimiento. Cuando sentí que ese amor tenía un trasfondo de funcionalidad no genuina, me fui.

Noticias: ¿Y Jorge Rial?

Lussich: Es el referente del espectáculo. Todos hemos denostado, en algún momento, su estilo pero es un tipo que hace quince años que está haciendo un programa. Después de Tinelli, Susana y Mirtha es el tipo con más continuidad en la tele. Algo debe tener. Ha pasado todas las épocas y hoy está en su mejor momento.

Noticias: ¿Un éxito en televisión no se toca?

Lussich: Fijate Mirtha y Susana, intocables, han vencido sus formatos pero a la vez, es esa repetición la que las define. Capaz que la gente no quiere que hagan otra cosa. Lo mismo Tinelli, que hace el “Bailando” durante tantos años porque creo que en la repetición se juega la identificación. Debe ser muy grande el riesgo de correrse. Yo lo haría. Pero puede ser que “el éxito no se toca”. Si a mí me funciona cantar, les voy a cantar hasta el último de mis días.

De shopping

Diarios y revistas: Perfil, Noticias, Caras, Gente, Pronto y Paparazzi.

Restaurant: Pan y Teatro.

Perfume: Armani Code.

Ropa: El burgués.

Vino: Rutini Trumpeter Malbec.

Auto: Volkswagen CrossFox.

Tarjeta de crédito: Visa y American Express.

Teléfono: iPhone 5.